Cautela entre los hoteleros por el cepo cambiario

En Villa Carlos Paz advierten una potencial expansión de la oferta informal de los alojamientos durante la próxima temporada.

Los empresarios del turismo de Villa Carlos Paz fruncen el ceño y desconfían. Quieren evaluar hasta qué punto el boom turístico previsto para el verano, como consecuencia de las fuertes restricciones en el uso de dólares para viajar al exterior, beneficiará a la ciudad.

Temen que esa eventual mayor demanda derive en una explosión de oferta informal de alojamientos e incluso en abusos con los precios que terminen por afectar la imagen del comercio formal de la Villa.

Por ahora, la principal ciudad turística de Córdoba está lejos de la ansiedad con la cual otros destinos ven venir la temporada, como Mar del Plata, donde ya se estarían produciendo reservas hoteleras y de departamentos con aumentos de hasta el 20 por ciento en los precios.

“Nada de eso ocurre por acá; puede haber algún que otro mail preguntando, pero la mayoría de los hoteles ni siquiera cuenta el tarifario de la temporada que viene”, se sinceró Jorge Pomponio, titular de la Asociación Hotelera Gastronómica de Villa Carlos Paz ante una consulta de CepoCambiario.com .

Acompañar a la inflación es la idea de los hoteleros, pero falta poner el número.

El sector empresarial y la Secretaría de Turismo de la ciudad tenían agendado reunirse anoche para evaluar el impacto que puede tener el cepo cambiario en la temporada 2012/2013, más el encarecimiento de los paquetes turísticos al exterior con la aplicación de un 15 por ciento adicional correspondiente al Impuesto a las Ganancias.

Para Pomponio, la eventual mayor demanda en poco puede beneficiar al circuito formal de hoteles, restaurantes, bares y confiterías. “Por el teatro, trabajamos con niveles muy altos de ocupación, es muy poco lo que puede haber más en ese sentido”, explicó.

En consecuencia, el sector empresario entiende que si hubiera un incremento en la afluencia turística, ésta se canalizaría al sector de los departamentos y casas de alquiler. La hotelería formal y registrada posee unas 22 mil camas, pero no hay cuentas oficiales acerca de cuántas más existen en manos de particulares que por lo general están fuera del sistema y no son objeto de controles oficiales.

En los últimos años, también hubo un boom en la construcción de edificios, muchos de los cuales están con departamentos desocupados. ¿Cuántas camas existen ahí y quién las controlará? Es allí donde los hoteleros quieren que la Municipalidad de Villa Carlos Paz y los organismos que correspondan pongan la lupa. Y también que se apliquen controles para evitar los abusos. “Si hay un boom y no existen controles, una cerveza puede terminar costando 60 pesos”, explicó Pomponio.