Caída en la construcción costó más de 3.000 puestos de trabajo en Santa Fe

El clima recesivo que se vive en la provincia; el cepo cambiario y el afán de la pesificar el mercado inmobiliario, llevó a que la construcción perdiera en los últimos meses unos 3.000 puestos de trabajo.

El número lo arrojó el presidente de la Cámara de la Construcción regional Santa Fe, Adrián Dip, en una entrevista a SFD. Si bien no existe una estadística precisa por estas horas, la relación se produce por los 30 mil puestos de trabajo menos que existen en el sector a lo largo y ancho de todo el país, anunciado por el propio titular de la cámara a nivel nacional, Carlos Wagner, en el marco de la 60 Convención de la Cámara Argentina de la Construcción, de la que participó la presidenta Cristina Kirchner.

Wagner había afirmado en su disertación que “en el último año se perdieron unos 30.000 puestos por efecto de la concurrencia de los efectos de la crisis internacional y la retracción de Brasil con medidas del Banco Central que afectaron al mercado inmobiliario”.

Con este indicador, Dip entendió que Santa Fe representa el 10 % del total del sector, tanto en obras como en el personal formal que dispone la actividad en Santa Fe. Sin embargo, y si bien el dato no se puede mensurar, el indicador estaría por encima teniendo en cuenta que la construcción posee grandes bolsones de informalidad entre los empleados, especialmente aquellos que trabajan como cuentapropistas o bien en pequeñas empresas que cuentan en su nómina con no más de dos o tres trabajadores.

Optimismo

Adrián Dip se manifestó con relación a los puestos de trabajo que se perdieron en el país y en nuestra provincia y dijo que “estamos hablando de 30 mil puestos a nivel nacional que traídos a la provincia de Santa Fe son cerca 3 mil puestos de trabajo los que se perdieron” y aclaró que esto “incluye tanto a la parte privada como la pública”.

“El cepo cambiario afectó mucho a la actividad inmobiliaria que está altamente ligada a la construcción ya que el hecho de no poder hacerse las transacciones en dólares se frenaron las ventas de unidades terminadas llegando a cero”, manifestó el referente del sector.

En este sentido, expresó que “la baja ronda un 30% o un 40%” pero reseñó que “como empresarios tenemos que ser optimistas” aunque “el panorama no es bueno”, sentenció.
El empleo en la construcción en Santa Fe funciona como una reacción epidérmica ante las oscilaciones en la inversión y confianza. Esperan que la obra pública funcione como una salida para el sector en 2013,y eso abre alguna expectativa.

En relación a las proyecciones para el 2013, Dip expresó que no puede ser menos que optimista, aunque se mostró más duro a la hora de analizar los indicadores actuales y cómo éstos terminarán impactando objetivamente en las expectativas de los empresarios.