El Banco Central mantuvo tasa al 30%

El Banco Central mantuvo otra semana consecutiva el nivel de la tasa de rendimiento de las Lebac de corto plazo en el 30,25%, confirmando así las apreciaciones realizadas ayer por su presidente Federico Sturzenegger, quien había anticipado que la baja del costo del dinero será gradual.

El mes pasado, se registró una inflación de 3,1% mensual, inferior a la de mayo (4,2%) pero superior a la buscada por el BCRA”, dijo el ente monetario en un comunicado distribuido esta noche junto con el resultado de la licitación de Lebac, en lo que supone un claro fundamento del por qué de su decisión.

La entidad advirtió que “hubo un leve aumento en la inflación núcleo, a 3,0% luego de un registro de 2,7% en mayo. En línea con esta dinámica, la inflación mensual de la Ciudad de Buenos Aires, también conocida en la última semana, descendió de 5,0% en mayo a 3,2% en junio, con un leve aumento en el componente núcleo (de 3,3% a 3,6%)”.

Para consolidar la trayectoria de desinflación, el BCRA decidió dejar inalterada su tasa de referencia de corto plazo, en 30,25%.

También mantuvo sus tasas de pases pasivo y activo en 26% y 35% respectivamente para operaciones a un día y en 27% y 36% para el plazo de siete días.

Las propuestas recibidas en la licitación alcanzaron un nivel de 68.222 millones de pesos (unos 4.545,1 millones de dólares), que se adjudicaron en su totalidad, lo que implicó la renovación total del vencimiento que era de 60.690 millones y un incremento en el stock de 7.532 millones, con una contracción de la base monetaria de 4.860 millones de pesos.

Asimismo, en la última semana el BCRA absorbió otros 6.894 millones de pesos mediante operaciones en el mercado secundario, con lo que el efecto contractivo total sumó 11.753 millones de pesos.

Las tasas de corte de la Lebac se ubicaron en 30,25%, 29,35%, 28,60%, 28,25%, 27,8%, 27,2% y 26,93% para los plazos de 35, 63, 98, 119, 147, 203 y 252 días, respectivamente.

“Por otra parte, la semana pasada se conocieron datos de inflación de algunos distritos del interior -Córdoba y Mendoza- que la autoridad monetaria continúa monitoreando para obtener un panorama más completo de la dinámica inflacionaria”, dijo el Central.
En ambos casos se observó una desaceleración en el nivel general de precios, en línea con lo ocurrido en la Ciudad de Buenos Aires y los partidos del Gran Buenos Aires: la inflación descendió de 4,6% a 2,7% en el caso de Córdoba y de 5,1% a 2,0% en el caso de Mendoza.

La inflación núcleo de Córdoba tuvo un comportamiento más benigno que el del área metropolitana de Buenos Aires, descendiendo de 3,8% a 2,6% (Mendoza no publica este indicador), agregó el comunicado.

“Tomados en su conjunto, estos datos confirman una tendencia claramente descendente y generalizada de la inflación en el mes de junio, aunque los registros de inflación núcleo en el área metropolitana de Buenos Aires sugieren posibles efectos de segunda ronda del reordenamiento tarifario, si bien acotados”, precisó.

Más allá de esta diversidad geográfica en la evolución de la inflación núcleo, la autoridad monetaria prevé una continuación del proceso de desinflación que se habría iniciado en junio, inducido por la política monetaria. “Validan esta visión tanto los indicadores de alta frecuencia que sigue la institución, como las expectativas de inflación, que permanecen ancladas en niveles cercanos a 1,5% para el cuarto trimestre”, aseveró el BCRA.

El BCRA juzga que debe proceder con cautela para mantener el sesgo antiinflacionario de la política monetaria, contener efectos de segunda ronda y mantener ancladas las expectativas inflacionarias.

La autoridad monetaria seguirá manteniendo una política con claro sesgo antiinflacionario para asegurar que el proceso de desinflación continúe hacia su objetivo para este año de una inflación mensual de 1,5% o menor en el último trimestre del año, añadió el comunicado.