Afip encuesta…

Ahora la AFIP quiere saber cómo se informan los ciudadanos
El organismo sondea a los contribuyentes para saber qué diarios leen o qué  escuchan. ¿Estrategia de comunicación o policía del pensamiento?
Encuesta de preferencia de medios de comunicación by AFIP

Encuesta de preferencia de medios de comunicación by AFIP

En las últimas semanas y en todas las delegaciones de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), apareció un cuestionario de ocho páginas titulado “Encuesta de preferencia de medios de comunicación”, que busca conocer de qué modo se informan los contribuyentes y en qué periodistas confían.

Ideología. Según la agencia estatal, el objetivo es para “determinar las vías más adecuadas de difusión” de sus propios mensajes. Pero la rigurosidad de la encuesta, sumada a las últimos procedimientos de la AFIP contra quienes discrepan del relato oficial, son preocupantes. Las 23 preguntas parecen más orientadas a los archivos de una policía del pensamiento que a mejorar la comunicación. ¿Por qué es necesario que el ciudadano revele sus preferencias periodísticas o noticiosas? A la AFIP no le bastan los estudios de ratings o las estadísticas de venta de ejemplares de todos los medios, le interesa saber también por qué simpatiza con tal o cual periodista.

En la pregunta 8, por ejemplo, se quiere saber cuál es el conductor o periodista de radio AM que el ciudadano escucha. Pero no sólo eso, quieren saber también por qué se lo escucha y se dan opciones. En la última, quiere indagarse si ese periodista es escuchado porque “coincide con su punto de vista u opinión”.

Mensajes. Desde la AFIP respondieron a clarin.com que la encuesta sólo tiene como objetivo mejorar la difusión de los mensajes institucionales, pero aclararon que desde el organismo no se maneja la pauta publicitaria. Resulta aún más curioso entonces este estudio minucioso. ¿Cómo puede mejorar la comunicación si luego no pueden comunicar por no disponer de pauta?

Las encuestas realizadas por la AFIP hasta ahora eran para medir el impacto de sus avisos publicitarios o la usabilidad de su página web. La de “preferencia de medios de comunicación” es la primera donde el contribuyente debe dejar plasmada sus afinidades ideológicas. ¿Por qué es necesario, por ejemplo, que se sepa que se coincide con la opinión de Nelson Castro o el punto de vista de Jorge Lanata?

Gran Hermano. El sondeo es preocupante si se lo analiza en el contexto de los últimos meses. La AFIP ha dejado de ser el organismo recaudador del Estado para convertise en una especie de policía del pensamiento, al estilo imaginado por George Orwell.

Lo saben desde el agente inmobiliario que osó decir a Clarín que el cepo cambiario había frenado al mercado de inmuebles hasta el “abuelo marplatense” que quería comprar dólares para regalar a sus nietos.

En esos y en otros casos, la AFIP actuó más para atemorizar al resto de la población, que para hacer docencia impositiva. En uno y otro caso, el mensaje fue contundente: el que discrepe del relato oficial, será investigado por la AFIP hasta las últimas consecuencias.
La pregunta final del cuestionario también inquiere sobre las páginas de internet más visitadas por el usuario. Quieren saber hasta si los contribuyentes participan en Facebook o en Twitter.