Estrategias equivocadas y errores de Macri, con nuevos impuestos y más inflación

El Gobierno Nacional anunció su “estrategia” para afrontar la crisis recurriendo una vez más al “auxilio” del FMI. En tal sentido presentó un documento denominado “Acciones para alcanzar el equilibrio fiscal”.

No es menor que a sólo 2 meses de haber firmado el acuerdo original, las proyecciones hayan estado totalmente superadas por una realidad indisimulable: los datos de la economía nacional son infinitamente peores a los estimados en junio.

El acuerdo establece una revisión integral del mismo si la inflación supera el 32% anual. Según ha reconocido el Gobierno la inflación de 2018 llegará al 42%.

Lo cierto es que en estos dos meses quedó en evidencia que el acuerdo no recuperó la confianza ni frenó la corrida y que las necesidades financieras son mucho mayores a las previstas.

La estrategia del Gobierno conlleva un diagnóstico equivocado, un desconocimiento de las verdaderas causas de la crisis y medidas tan insuficientes como contraproducentes. Es probable que el FMI adelante los desembolsos porque el organismo se comprometió con el programa y no puede desentenderse sin costos de tratar de “salvarlo”.

Veamos cuales son los principales problemas de la estrategia del Gobierno/FMI y una alternativa posible

. El Gobierno no admite que la Krisis es de sector externo producto de un déficit de cuenta corriente que no se puede financiar

El Gobierno insiste en que el problema es fiscal cuando claramente es un problema de sector externo y de faltante de dólares.

La responsabilidad de este desequilibrio son decisiones políticas que ha tomado este Gobierno y han sido una apertura importadora a contramano del proteccionismo global y una apertura y desregulación financiera que generó la bicicleta financiera y amplificó la presión devaluatoria y la fuga de capitales.

Si no se ataca de raíz este problema mediante una política arancelaria y paraarancelaria que defienda la producción nacional y revierta una apertura que destruye al aparato productivo, no se cerrará la brecha externa y se generará una ola de quiebras en un contexto recesivo y de mayores costos.

. El ajuste fiscal genera recesión y no resuelve los desequilibrios macro

El Gobierno Nacional insiste en resolver los problemas fiscales con ajuste de la economía. Se pretende que los menores gastos reducirán el déficit. La experiencia mundial refleja que el ajuste no cierra la brecha fiscal sino que la agranda. Esto es porque la recesión provoca una reducción en la recaudación que es mayor al supuesto ahorro del gasto.

La experiencia argentina en 2001 del “déficit cero” ha sido concluyente. Por el contrario generar una estrategia de crecimiento posibilitó lograr superávit fiscal de 2003 a 2011.

. No hay una política cambiaria clara en un país dolarizado y altamente sensible al tipo de cambio

La política cambiaria ha sido absolutamente errática. No quedó claro para nadie cuales eran los objetivos si de tipo de cambio, reservas y/o de tasa de interés.

El Gobierno Nacional, convalidó una maxidevaluación, perdió u$s 11 mil millones de reservas en 2018, a pesar de haber recibido los u$s 15 mil millones del FMI en junio y subió la tasa de interés del 28% al 60% anual.

El BCRA no cumplió el objetivo de estabilidad financiera y cambiaria, dilapidó reservas y genera tasas que hacen imposible el acceso al crédito. Esto provocó el peor resultado: una inflación espiralizada con una profunda recesión.

. Los esfuerzos no son equitativos y se generan incentivos para agravar los problemas

Las políticas aplicadas generan una fuerte caída del salario real que pierde 20 puntos porcentuales de poder adquisitivo en el año, impulsan el desempleo nuevamente a más de dos dígitos produciendo así un fuerte crecimiento de la pobreza.

Los recortes en la obra pública profundizan la recesión y provocan un gran deterioro en los bienes públicos. Un ejemplo claro es el retroceso en la educación pública, y la inversión en ciencia y tecnología lo que reduce el crecimiento de largo plazo y genera más desigualdad.

Si bien se han introducido retenciones a las exportaciones, las mismas son claramente inferiores a la megadevaluación. Es particularmente grave que las retenciones sean fijas y en pesos, lo que genera incentivos adicionales a los exportadores a demorar la liquidación para que su pago sea con pesos licuados, reduciendo la oferta de dólares y generando presiones devaluatorias.

. Hay salida? Sí, cambiando 180 grados la política económica

En primer lugar hay que recuperar la capacidad soberana de efectuar políticas de acuerdo a los intereses nacionales. Ello implica renegociar el acuerdo con el FMI convirtiendo el programa de ajuste en un programa de crecimiento.

Aún en el marco de un programa con el FMI existe el precedente de Portugal que le planteó en 2015 al FMI un programa de crecimiento con impulso a la demanda y aumentos salariales.

El FMI tuvo que admitir que la estrategia portuguesa permitió reducir el déficit mediante un programa de crecimiento con mejoras sociales que redujo el peso de la deuda pública. A diferencia de otros casos como Grecia, Hungría y Ucrania que por seguir un ajuste tradicional, siguen estando endeudados con estancamiento económico y alto endeudamiento.

. Las proyecciones económicas no son realistas y subestiman los problemas

El Programa prevé aumentos de los ingresos tributarios de 1 punto porcentual del PBI en 2019. Resulta inexplicable como si se proyecta un estancamiento de la economía y una inflación del 25% en 2019 se prevea un crecimiento del 41% en los recursos tributarios.

Queda claro que será imposible lograr un equilibrio fiscal con políticas recesivas, ingresos que se licuarán y están sobrestimados. Además aunque baje algo el déficit primario crecerá el déficit financiero que incluye el pago de intereses de la deuda que ocupan un creciente peso en el Presupuesto Nacional.

De esta manera las necesidades financieras serán superiores a las proyectadas y no basta con adelantar los desembolsos del FMI.

. Si no se soluciona la crisis cambiaria, se puede generar una crisis financiera y de deuda

Las proyecciones más conservadoras para 2018-2019 revelan que hacen falta no menos de u$s 25 mil millones adicionales, para cubrir un déficit de cuenta corriente insostenible y una fuga de capitales récord que se profundiza.

El mercado además está cada vez más preocupado por la dinámica del endeudamiento que alcanzaría a un 80% del PBI, a fines de 2018, cifra superior a la de los años 90. Deuda cada vez más dolarizada y de corto plazo.

Un deterioro de los activos y una mora creciente en la cartera por la recesión puedan afectar a un sistema financiero aún sólido. La dolarización de los precios de la energía y servicios impide una reducción de la inflación y una baja del déficit, generando un círculo vicioso de inflación devaluación y recesión.