El lunes ingresarían los u$s3.000 millones del acuerdo con el FMI para aliviar la carga del BCRA

Desde que ingresó el primer tramo de los dólares el organismos -los famosos u$s15.000 millones el 22 de junio- fueron a las arcas del BCRA que cayeron a u$s13.000 millones.

Después de que el dólar saltara hasta su pico máximo récord de $40.53 en los bancos de la City y el BCRA mostrara una tibia intervención cambiaria para contenerlo sobre el cierre (vendió tan sólo u$s39 millones), podría haber una buena noticia para dotar a la entidad comandada por Luis Caputo de un mayor poder de fuego.

En el Ministerio de Hacienda aseguran que muy probablemente el lunes ingresarán los u$s3.000 millones correspondientes al segundo desembolso pautado por el FMI.

Si bien el organismo tiene que aprobar ese giro, estiman cercanos a Nicolás Dujovne que será tan sólo un paso formal. De esta manera, el Banco Central aumentará su caudal de reservas, actualmente en u$s50.529 millones.

Gustavo Cañonero, el vice del Central, pidió a Christine Lagarde en Washington que le permitan utilizar más dólares para enviar el mensaje claro a los inversores de que la entidad tiene poder de fuego, algo que actualmente se duda.

La titular del organismo dijo recientemente en una entrevista con el Financial Times que la idea del nuevo acuerdo es que política monetaria del país tuviera “mayor transparencia, claridad, información adecuada y debida para los operadores del mercado y una mejor comunicación, para que tenga un impacto significativo en la confianza interna”.

“El nivel de reservas es muy bueno. Hay que cuidarlas. A veces alcanza, como en julio, con contracción monetaria y tasa. Otras veces eso no es suficiente, como ahora, y hay que poner dólares arriba de la mesa. En momentos como este, con un tipo de cambio muy competitivo, hay que poner dólares arriba de la mesa y se ponen”, había dicho Caputo al disertar en una convención del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas.