Tucumán con Elecciones calientes

Denuncias de fraudes, incidentes, quema de urnas, faltante de boletas, una de las elecciones más violentas e insólita de la Argentina.

Scioli apoyando al candidato “ganador” Juan Manzur, para la foto, como Aníbal “Morza” Fernández.

Los números del comicio abrumaban de entrada. Eran 1.166.000 tucumanos habilitados para sufragar (con un 80% de asistencia) entre más de 25.000 candidatos para ocupar 345 puestos, por ley de lemas, al renovarse los cargos de gobernador, vicegobernador, 49 bancas legislativas, 19 intendentes, 93 comisionados comunales y 182 escaños de concejales.
Con la esperanza de poder festejar en la primera compulsa post-PASO nacionales, el presidenciable del FpV Daniel Scioli regresó a Tucumán, luego de compartir un acto en la semana de cierre con el ex ministro de Salud, junto a la ya habitual comitiva de celebración electoral de la Casa Rosada, compuesta por el Secretario General de la Presidencia, Eduardo “Wado” De Pedro, el jefe de Gabinete Aníbal Fernández, y el reemplazante de Manzur, Daniel Gollán. Pasadas las 20, aterrizaron en San Miguel de Tucumán a bordo del Tango 01, lo que derivó en una catarata de indignación en las redes sociales.

Por su parte, el presidenciable de Cambiemos, Mauricio Macri, junto al titular radical Ernesto Sanz, llegaron dos horas más tarde, dispuestos aún a destacar una eventual derrota, confiados en que la unión opositora les sumara un mejor porcentaje que en las primarias nacionales, en las que el ex motonauta bonaerense fue el más votado con el 57% mientras que el frente encabezado por el jefe de Gobierno porteño salió segunda con el 20%. “Estamos acá en Tucumán muy contentos con la gran elección del Frente liderado por José Cano”, tuiteó el líder de PRO anoche. Y se sumó al coro de denuncias: “Pedimos al Gobernador Alperovich y a Scioli que se hagan responsables por la paz y la transparencia del escrutinio”.
En medio de las múltiples denuncias, y un clima enrarecido, el gobernador bonaerense acusó a la oposición. “Vieron venir el resultado y abrieron el paragüas”, acusó, en referencia a “quienes quisieron empañar esta gran jornada democrática”. Junto a su par salteño, Juan Manuel Urtubey, más tarde, abandonó el búnker de Manzur en la Casa de Gobierno para ir a cenar, según aclararon desde La Plata, una desaparición que generó suspicacias en medio del caldeado clima.

Temprano, luego de votar, Cano ya lanzó la primera advertencia de la jornada. “Tratamos de fiscalizar todas las mesas y las urnas. El sistema electoral es escandaloso. Hay que instaurar el voto electrónico. Hay que garantizarle rapidez al elector

La oposición denunció fraude. Hubo detenidos, quema de urnas e incidentes. Scioli y Macri viajaron a esperar el escrutinio demorado además por la cantidad de boletas