Provincia ya CAMBIO, ahora CAMBIEMOS el país!

Macri frena al kirchnerismo y fuerza una histórica segunda vuelta

Argentina se ha inclinado por darle una oportunidad al cambio. Contra todo pronóstico, el líder conservador, Mauricio Macri, ha logrado un resultado histórico al superar el 35% de los votos y forzar una segunda vuelta en las elecciones presidenciales celebradas este domingo. Con el 80% de los votos escrutados, se registraba un sorprendente empate técnico entre el candidato oficialista, Daniel Scioli y Macri. Ambos se verán de nuevo las caras en las urnas el 22 de noviembre para dirimir quién sucederá en la Casa Rosada a Cristina Fernández de Kirchner.

Sin explicaciones coherentes, el Gobierno no ha ofrecido datos del escrutinio hasta seis horas después del cierre de los colegios electorales. A medianoche, las autoridades electorales han divulgado el primer dato, con un 67% de los votos escrutados. Y ahí se ha conocido la gran sorpresa. La coalición de Macri, Cambiemos, contaba en ese momento con el 36% de los votos frente al 34% del kirchnerista Frente para la Victoria (FpV). Scioli se ha ido recuperando conforme progresaba el escrutinio hasta llegar a un empate técnico con Macri con el 80% de los votos escrutados.

La hipótesis de la segunda vuelta electoral estaba presente desde hace semanas, pero los encuestadores habían adjudicado un cómodo triunfo a Scioli en primera vuelta. En principio, se trataba de saber si el candidato del Frente para la Victoria podría llegar al 40% de los votos y aventajar en más de diez puntos al segundo candidato para evitar la segunda vuelta, como marca la ley electoral argentina. En el peor de los casos, los sondeos otorgaban a Scioli una ventaja de entre siete y nueve puntos sobre Macri, con lo que debería concurrir a una nueva cita electoral pero con una ventaja previa considerable.

Una hora antes, Scioli comparecía en el auditorio Luna Park, búnker del kirchnerismo en la capital, para reconocer ambigua e implícitamente que habría segunda vuelta: “Les pido que nos sigan acompañando. Convoco a los indecisos e independientes para esta gesta del futuro argentino y convoco muy especialmente a los que eligieron a otra fuerza (política). Seguiré buscando los puntos de encuentro para alcanzar la victoria de todos los argentinos, con más fe y esperanza que nunca”, ha declarado Scioli con un rostro de preocupación. Sin mencionar la segunda vuelta, el gobernador de Buenos Aires daba ya prácticamente por hecho que debería batirse con Macri dentro de un mes.

Además del varapalo que supone para Scioli su fracaso (Cristina Kirchner ganó hace cuatro años con el 54% de los votos), el kirchnerismo ha sufrido este domingo algunas derrotas amargas en los comicios regionales. El radical Gerardo Morales, de Cambiemos, se habría impuesto en las elecciones a gobernador en la provincia de Jujuy, uno de los bastiones norteños del kirchnerismo. Y en la provincia clave de Buenos Aires, la candidata de Macri, María Eugenia Vidal, peleaba anoche voto a voto con el jefe de Gabinete de Kirchner, Aníbal Fernández, en el gran baluarte del peronismo, donde se concentra el 38% del padrón electoral del país.