PASO entre Domínguez, Espinoza y Aníbal Fernandez

Cristina no solo decide por un Zannini, también quienes disputarán las PASO.

El ministro del Interior y Transporte no aceptó ser candidato único en Buenos Aires. Elogiado por la oposición, generó cambio de estrategia K. Puede haber cambios hasta mañana sábado a las 24hs, ya que todo es posible en el FPV y en la cabeza de CFK.

Horas después de la conferencia de prensa en la que Aníbal Fernández aseguró que todos los kirchneristas que quieran participar en las primarias como precandidatos a presidente o gobernador bonaerense pueden hacerlo, Florencio Randazzo utilizó su cuenta de Twitter para explicar por qué decidió bajarse, y escribió: “Competir contra Zannini es competir contra Cristina”.

Cuando ayer Aníbal F. relató lo resuelto en la quinta de Olivos, remarcó que así como se habilitan primarias para Buenos Aires también cualquiera podría anotarse en la PASO presidencial contra la fórmula entre Daniel Scioli y Carlos Zannini. Se trató, claro, de un mensaje destinado a Florencio Randazzo.

El ministro se convirtió, con el paso de las horas, en el puching ball de los ultra K que le reprocharon no asumir la conducción de CFK. Tuvo, por eso, que avisar vía Twitter que no desafiaba a la presidente. El ministro se despidió del turno electoral 2015, prometió seguir en el gabinete hasta diciembre pero a su lado, y en Casa Rosada anticipan tiempos que pondrán a prueba ese compromiso.

Desde el ministerio de Randazzo, grafican más bien una “proscripción” y hasta hablan de “traición”. A los públicas muestras de “solidaridad” de dirigentes opositores (como Elisa Carrió), se sumaron llamados subterráneos con el massismo y el macrismo. Sin futuro electoral a la vista, nada hace pensar tampoco que rompa con el oficialismo. Más cuando, ayer por la tarde, para aplacar el enojo de sus filas y el ajeno, con un cristinismo indignado por el inédito “No” a su líder. “(Cristina) conduce este proyecto del cual soy y seguiré siendo parte”, tuiteó.