Macri presentó sus tres ejes de campaña

Ayer al mediodía el jefe de Gobierno lanzó en el club Pedro Echagüe, en Flores, los tres desafíos que se planteará en una eventual gestión presidencial. “Quiero hacerles tres invitaciones, tres desafíos, tres sueños, para que realicemos juntos. Van a ser mi obsesión”, arrancó Macri antes de añadir que le gustaría que un gobierno suyo fuera evaluado sobre los avances en esos ejes. “El primero es ´Pobreza cero´. El segundo, derrotar al narcotráfico y el tercero; unir a todos los argentinos”, enumeró. Sobre esos ejes –prometió Macri– insistirá en las próximas semanas. Todos son –dicen en el PRO– temas incómodos para el kirchnerismo.

El actual jefe de Gobierno dijo sentirse orgulloso de representar a sus aliados de la CC–ARI y la UCR, pero ni Ernesto Sanz ni Elisa Carrió o sus militantes estuvieron presentes; apenas lo hicieron Facundo Suárez Lastra y Mariana Zuvic. Fernando Niembro, golpeado por las denuncias, no fue de la partida.
En los próximos días, Macri insistirá con sus tres desafíos, pero también intercalará propuestas concretas a nivel nacional, regional y local en lugares específicos. Así adelantará detalles de su desafío “pobreza cero” en el Conurbano y otros vinculados a la “transparencia”–parte del eje “unir a la Argentina”– en Tucumán, sacudido por las recientes elecciones locales.

Mauricio Macri detalló los planes para cada eje de gobierno, por momentos, con un tono vehemente. Advirtió que el narcotráfico “está comprando a funcionarios” y pidió por “un país de clase media donde todos podamos elegir dónde vivir, estudiar y trabajar”.
Lo habían precedido su compañera de fórmula Gabriela Michetti y la candidata a gobernadora María Eugenia Vidal. La primera insistió con un mensaje de cambio. La vicejefa, más dura, prometió ganar en la Provincia y enfatizó que “la droga está en todas partes y el mensaje que baja desde el poder es que no pasa nada”.

El líder del PRO coincidió con lo que marcan la mayoría de las encuestas: confía en que habrá balotaje. “Este desafío se define de acá a octubre y en noviembre. Es un tiempo histórico en el que tenemos que terminar de convencer a todos los argentinos”, sostuvo. Por eso volvió a convocar a los peronistas desencantados y al socialismo y a otros sectores, indispensables para una hipotética segunda vuelta.