Frigerio da sus 10 razones para votar a Macri

El actual Presidente del Banco Ciudad, y uno de los posibles ministros de Economía para el futuro Gobierno de Macri.
i
Estos son, aquí están las 10 razones según Frigerio que el candidato de Cambiemos logrará:

1 Volver a creer
Los argentinos necesitamos recuperar la confianza. En nosotros mismos en primer término: podemos dar más y ser más. Confianza en nuestro Estado y en nuestro gobierno. En nuestra dirigencia. En nuestras estadísticas. En nuestra moneda. En nuestras leyes y su cumplimiento. En nuestra Justicia. En nuestras instituciones. Reconstruir la confianza depende de que nosotros, los dirigentes, empecemos por dar ejemplo de seriedad y responsabilidad en el Gobierno. Que el Estado empiece por ser eficaz, responsable y previsible.

2 Prioridad de la inversión directa
La confianza es clave porque la herramienta de la transformación, que es la inversión pública y privada, requiere plazos y horizontes seguros y estables. Queremos convencer a cada argentino y a cada extranjero de que vale la pena invertir en el país, movilizar nuestros recursos y crear riqueza y trabajo en Argentina. Hay que revertir años de desconfianza, atesoramiento y salida de capitales, que generaron una fuerte descapitalización de la economía. Volver a capitalizarnos significa además volver a ganar productividad y competitividad, asignaturas pendientes del populismo actual.

3 Responsabilidad fiscal y tipo de cambio único y estable
Para volver a creer en nuestra moneda, tenemos que saber y confiar en que el Estado no gasta sistemáticamente más de lo que recauda. Terminar con la emisión irresponsable, el desprecio por la moneda y la devaluación permanente, es una condición necesaria para recrear el flujo de inversiones, que al resolver los problemas de oferta de la economía, es el remedio genuino contra la inflación.

4 Reconstruir el crédito
La confianza también es la base para impulsar un flujo de crédito que dinamice la economía. En un mundo en el que abunda financiamiento, tenemos que aprovechar la disponibilidad de capitales para financiar las inversiones duras que necesitamos. Las condiciones, tasas y plazos del sistema financiero no pueden establecerse artificialmente al margen de las que obtiene el Estado. En esto, el Gobierno tiene que ser ejemplar para poder ejercer su rol rector y promotor.

5 Alivio fiscal y burocrático
El Estado tiene que hacerle las cosas simples al que emprende, al que produce, al que da trabajo, al que exporta. Hay que terminar con la multiplicidad de regulaciones, trabas, certificaciones, registros, etc. que dificultan la vida de los empresarios y desalientan la inversión. Eliminar las retenciones, terminar con los registros de exportación, alentar la amortización acelerada de inversiones, son apenas los primeros pasos.

6 Financiar y ejecutar un plan de infraestructura
Un plan de infraestructura física y social con un sentido genuinamente federal es la condición de la reducción de los costos logísticos de la producción de las economías regionales y una de las formas de incentivar el desarrollo económico. Recuperar el autoabastecimiento energético es una de las prioridades, pero también mejorar la deteriorada red de rutas nacionales y provinciales, crear nuevas autopistas, invertir en la modernización de la infraestructura ferroviaria, portuaria y aeroportuaria. Para esto no alcanza con la caja del Estado; hay que comprometer fondos de ayuda internacional a plazos y tasas razonables. Proponemos también transformar al Banco Nación en un verdadero Banco de Desarrollo Nacional.

7 Fortalecer las economías regionales
Varios de los puntos anteriores ya significarán un alivio para las castigadas economías regionales, pero hay que avanzar con proyectos serios y generosos de la Nación en las provincias, apuntando a recrear un genuino federalismo terminando con la ya tradicional extorsión política a los gobernadores por parte del Gobierno central. Abundan las oportunidades de producciones específicas de cada región, que sólo requieren de señales adecuadas para empezar a cobrar forma.

8 Emprendedores y nuevas tecnologías
Argentina ha recuperado mucho terreno en la promoción de la ciencia y la tecnología, pero falta que llegue a la economía real, a las empresas, de la mano del desarrollo de las tecnologías aplicadas y la recalificación del recurso humano. Pero además hay que alentar el desarrollo emprendedor, apoyar y liberar de trabas a quienes eligen el camino de la creación de nuevas actividades económicas.

9 Educación para la igualdad de oportunidades
La educación y la formación de capital humano y social es cada vez más reconocida en el mundo como el recurso económico crítico del desarrollo. Una política de desarrollo económico es a la vez y ante todo una política educativa de inclusión y equiparación de oportunidades. Al aumento del presupuesto educativo, hay que darle su correlato en calidad exigible y mensurable. Nuestra propuesta es apostar al futuro. Por ejemplo, actualmente los países desarrollados tienen economías que venden inteligencia local embebida en sus productos de exportación. Ése es un desafío clave de la Argentina.

10 Cuidar a los más desprotegidos
La inclusión de la gente lastimada y marginada por muchos años de ajuste ortodoxo neoliberal, y de la que tampoco se ocupó el populismo pese a su discurso altisonante, es además de un imperativo moral, una prioridad de política económica. Hoy, 1 de cada 3 argentinos es pobre, y 1 de cada 10 se va a dormir con hambre. Es una realidad que golpea especialmente a los más jóvenes. Más que nunca es necesaria una política inclusiva en materia de viviendas, infraestructura de cloacas y agua potable, atención sanitaria y protección social que vaya más allá de los planes sociales, a los que hay que garantizar un adecuado funcionamiento, amplitud, cobertura y financiamiento.

Este breve decálogo de ideas fuerza busca plantear de manera ordenada y encadenada las prioridades de la discusión económica que necesitamos dar. Tenemos una oportunidad de cambiar el horizonte y la perspectiva, superar los problemas inmediatos y plantear la agenda del desarrollo tantos años postergada.

Tenemos que convencernos de que no estamos condenados a pasar de políticas demagógicas y populistas que se exprimen todo el jugo de la bonanza, a políticas de ajuste ortodoxo neoliberal cuando llega la época de las vacas flacas. Desde Cambiemos apostamos a una tercera vía, que es la del desarrollo nacional. Ése es nuestro norte. Ese es el sueño de Mauricio Macri Presidente.

Para su ministerio de Economía se espera que Alfonso Prat Gay, o Rogelio Frigerio trabajen en conjunto en su Ministerio de Economía.

  • En los anuncios de Macri esta semana:

Macri brindó nuevos detalles respecto del armado de su futuro Gabinete en caso de ser electo. Previamente, había confirmado al radical Ernesto Sanz como ministro de Justicia; a Esteban Bullrich en Educación, y a Marcos peña como secretario general de Gobierno.

Macri afirmó que planea realizar una serie de modificaciones en los Ministerios de Gobierno en caso de ser electo presidente. El candidato de Cambiemos impulsaría la creación del Ministerio de Energía, que hoy es una secretaría dentro del Ministerio de Planificación, y la separación de Interior y Transporte.

El líder del PRO propone disolver la cartera que hoy conduce Florencio Randazzo, y la creación de dos ministerios separados, de Interior, y de Transporte.