Reservas del BCRA cayeron 120 millones de dólares más

El Banco Central abrió la semana financiera con otra caída para sus reservas. La autoridad monetaria, ahora conducida por Juan Carlos Fábrega, tuvo que vender u$s120 millones para detener la devaluación del peso. El tipo de cambio oficial quedó en $6,10 y sólo la intervención de la entidad (y en ocasiones el mismo Banco Nación) detienen una suba mayor del dólar. Así, las reservas cedieron u$s117 millones en la jornada para cerrar en 31.400 millones de dólares.

La herencia que recibió Fábrega no es la mejor. La caída de reservas alcanza casi los u$s12.000 millones este año. La semana pasada habían sufrido la mayor caída semanal del año, al resignar u$s983 millones en cinco jornadas cambiarias.
La fuga de divisas se produce por el fuerte déficit energético, el saldo negativo en turismo y los pagos de deuda. La misión del ex Banco Nación es actuar con “gradualismo”, deslizando el tipo de cambio pero sin generar sobresaltos. El mercado le está tomando prueba al nuevo titular del Central.
Por lo pronto, la mesa de operaciones del Central seguirá manejada por un histórico: Juan Basco. Este hombre tiene buena relación con Fábrega y se mantendrá al frente de la mesa. El dato no es menor, ya que ambos conocen bien al resto de los bancos y su forma de operar en la plaza.
De todas formas, la necesidad de detener la sangría de reservas hace que crezcan las especulaciones acerca de posibles medidas. Se dice en los pasillos que, si hay medidas, no saldrán del Central. Como sucedía con Mercedes Marcó del Pont, de deslucida labor al frente de la entidad, se acatarán las directrices del Ministerio de Economía (léase Axel Kicillof) y principalmente Olivos.
Allí se gestarían las próximas medidas, aún en estudio. Por lo pronto, la falta de quórum para que sesione el directorio del Central no es inconveniente para que Fábrega pueda lanzar medidas o normas paliativas.
Está el artículo 11 de la Carta Orgánica del BCRA donde queda explícita la facultad del titular del Central de emitir normativa sin pasar por el directorio. Sólo necesita que algún director ponga su firma. Esas normas luego, sin plazo definido, tienen que ser tratadas por el directorio cuando pueda sesionar.
Por otro lado, se vienen cambios en la gerencia del Central, debido a que saldrían los “mercedistas” como Matías Kulfas(gerente General), Sebastián Soler (Subgerencia General de Supervisión y Seguimiento), Juan Capello (Subgerencia General de Cumplimiento y Control), Cecilia Todesca Bocco (Subgerencia General de Relaciones Institucionales), y Silvia Traverso (Subgerencia General de Administración y Servicios Centrales).
Los reemplazos, dicen, serán gente de “carrera” de la entidad y con experiencia, ya que Fábrega (bancario histórico) quiere mejorar el perfil y quitarle la impronta política a la entidad.