La importación de dólares se redujo un 80% por cepo cambiario

A raíz del cepo cambiario, la importación de billetes de dólar cayó a un 20% de lo que era en el período más caliente de venta de moneda extranjera y salida de depósitos, en el segundo semestre de 2011 y primero de 2012, cuando se importaban unos u$s 500 millones mensuales promedio. Hoy las compras al exterior se realizan para abastecer el goteo de depósitos en dólares, unos u$s 100 millones mensuales en el primer trimestre de este año.

Desde que se cerró la venta de billetes, el mercado cambiario prácticamente no requirió mas importaciones”, afirmó el gerente de una entidad nacional que pidió no ser nombrado. “Por cada u$s 5 que se importaban antes del cepo cambiario, ahora es u$s 1, que está destinado a la atención de las necesidades de clientes”, agregó.

Las compras son realizadas por bancos públicos y privados al Bank of America y Commerce Bank. A su vez, algunas entidades revenden sus importaciones a las que no mueven un volumen suficiente para justificar una operación de importación y a las casas de cambio.
Entre la segunda mitad de 2011 y la primera parte de 2012, la importación de billetes alcanzó un promedio de u$s 500 millones mensuales, según indicaron fuentes del sistema financiero que prefirieron el anonimato.

Este período coincide con el pico de fuga de divisas del tercer trimestre de 2011, que llegó a u$s 8.443 millones, según el Banco Central (BCRA). Tras las elecciones presidenciales, se estrenó el cepo cambiario, al obligar a los particulares a obtener la autorización de la AFIP para comprar divisas. La fuga cayó a unos u$s 2.200 millones promedio.

Pero el cepo se endureció. En julio de 2012 se prohibió la compra de dólares para atesoramiento, lo que despertó la desconfianza que motivó la salida de u$s 3.188 millones en depósitos en dólares en la primera parte del año pasado. “En el primer semestre de 2012 se incrementó la importación por la salida de depósitos. Tenías que importar billetes para entregar a los clientes”, dijeron en una entidad internacional.

En el segundo semestre de 2012, la importación de billetes bajó a u$s 200 millones mensuales promedio, un 40% del período anterior.

Tras una serie de normas que impiden hacerse de billetes para ahorrar, pagar inmuebles o viajar, entre otros fines, la necesidad de billetes por parte de los bancos se redujo aún más.
La importación de billetes en el primer trimestre de 2013 fue de u$s 100 millones mensuales promedio, un 20% del período de mayor demanda.

Hay ventas para turismo, pero es un negocio más reducido, que no genera por sí solo necesidades de importación”, agregaron en otra entidad nacional. “En realidad, lo que motiva que el banco tenga que importar, aunque con menor frecuencia, es la salida de plazos fijos o caja de ahorros”, explicaron. Se trata de un goteo de u$s 216 millones mensuales promedio en el primer trimestre de este año.

El BCRA importa billetes, pero desde la Reserva Federal. Tranquiliza el mercado cambiario manteniendo un stock que garantiza la oferta si un banco tenía que esperar entre 24 y 48 horas que lleguen sus compras al país. “En el momento más peludo, importaba el BCRA. Cuando se demoraba un avión o no entraba, abastecía de billetes. Cuando hubo mucha salida de depósitos, a principios de 2012, el BCRA pidió a los bancos más grandes que importaran por un tema de operatividad. Si se demoraba el avión, se lo podía llamar”, dijeron en un banco internacional.

Hoy la importación todavía es necesaria porque los bancos no reciben ventas de dólares al tipo de cambio oficial. “Lo único que puede llegar a haber es 100 o 500 dolares de un turista que desconfía de los arbolitos”, contaron en un banco nacional.

El Cepo para la prohibición de venta de los billetes a los clientes eliminó un negocio para los bancos. “Es un modelo de negocio que cerró”, explicaron en una entidad que durante la mayor demanda traía u$s 10 millones cada diez días. Con un spread de 7 centavos, ganaba u$s 700.000 en 7 días.