En 12 meses cayó 80% la cantidad de dólares que vendieron argentinos en el mercado oficial

Los argentinos y los extranjeros que llegaron a la Argentina en 2012 le vendieron al Banco Central (BCRA) billetes de dólar por ventanilla por un total de u$s1.500 millones, 80% por debajo del 2011. En esa cifra no están incluidos los dólares que vende el agro, ya que esos son “dólares comerciales” distintos de los billetes que maneja el público. Si la cifra le parece alta (en definitiva, pocos seres humanos pueden ostentar un bolsillo de u$s1.500 millones) la comparación pone en perspectiva los efectos secundarios negativos del cepo cambiario. En 2011, por ejemplo, por ese concepto se habían vendido un total de u$s7.500 millones que el Gobierno había embolsado en forma inmediata. Ergo, la cifra cosechada en 2012, como se dijo, es 80% inferior a la del período previo. Los datos se desprenden del Balance Cambiario que el BCRA dio a conocer el último jueves y que arroja luces y sombras sobre la implementación de las medidas restrictivas para acceder a la plaza cambiaria efectuadas en agosto de 2010 y profundizadas luego. ““Es lógico pensar que cada vez menos personas le van a vender sus dólares al Banco Central, ya que la diferencia entre el mercado oficial y el paralelo es cada vez mas grande a medida que pasa el tiempo””, señaló a El Cronista Gustavo Perilli, de AMF Economía. Por ende, para los analistas, el costo de oportunidad del público de venderle sus dólares al Estado es cada vez mayor e implica necesariamente un bajo incentivo a hacerlo. En rigor, este estímulo -a no vender- se profundiza cada vez más, por lo que el resultado de los próximos meses reduciría la cantidad de billetes de dólares ofrecidos en el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC). La profundización del cepo, es decir, la prohibición para comprar dólares por atesoramiento impuesta en julio de 2011 también tuvo un impacto negativo más importante. Como se dijo, entre agosto de 2010 y junio de 2011, en plenas restricciones (aunque con el permiso para comprar y vender dólares por atesoramiento), las ventas de dólares por parte del público habían alcanzado un promedio de u$s244 millones por mes. En los últimos tres meses del año 2012, con el cepo a pleno, el promedio mensual se redujo a un mínimo de u$s38 millones, lo que arroja un saldo anualizado de u$s456 millones, 70% por debajo del resultado de 2012. Dos son los datos que merecen mención en opinión de los analistas. Por un lado, que los billetes de dólar que no se venden en el mercado formal de cambios pueden tener dos destinos: “o la gente los guarda y evita venderlos, o los lleva al mercado informal donde puede obtener una mayor cantidad de pesos por esos dólares”, agrega Perilli. Los números le dan la razón. La diferencia entre la cotización oficial y la del dólar ilegal llego el viernes a $2,77, lo que implica, según El Cronista un spread que se traduce en un 55% de diferencia. Por otra parte, sostienen que conviene hacer un balance del amplio impacto que tuvieron las restricciones del mercado cambiario, sobre todo en la fuga de capitales. En 2012, y según datos que dio ayer a conocer el Banco Central, la fuga de capitales (entendida como la formación de activos externos) se redujo a u$s3.404 millones, una caída del 84% desde los u$s21.504 millones que se fugaron en 2011. Por otro lado, el endeudamiento en el extranjero por parte de empresas, que en 2011 trajo al país unos u$s 6.716 millones al mercado, en 2012 le generó una salida neta de u$s1.632 millones, lo que redundó en una menor oferta de divisas para nutrir las reservas del BCRA.