El Gobierno volvió a presionar para que el dólar paralelo no pase los $9

Con la premisa de no agregar ruido a la economía en vísperas de las elecciones primarias, el Gobierno facilitó liquidez a financistas amigos para que ofrecieran vender dólares con precios en baja y lo ayudaran en su tarea de evitar que la divisa en negro cerrara por encima de los 9 pesos.

Así coincidieron en señalarlo distintos operadores y agentes cambiarios a quienes la jugada oficial no los tomó por sorpresa. “Desde la tarde del jueves venían las advertencias y los pedidos: no iban a tolerar un dólar a $ 9 antes de la votación. Pero el mercado no se hizo eco de ello hasta que aparecieron ofertas de venta en baja. Es decir, para convencer tuvieron que mostrar y poner algunos billetes”, confió un cambista.

“El precio del paralelo llegó a los 9 pesos al mediodía, manteniendo la tendencia de los días previos, Incluso hubo algunas pocas operaciones que se cerraron levemente por encima de ese valor. Fue el momento en que aparecieron ofertas puntuales de venta a precios inferiores para enfriar la plaza”, ratificó otro agente.

“Algunas ventas de dólares de gente cercana al Gobierno hicieron que el mercado afloje”, ratificó otro operador que prefirió no ser identificado.

Los consultados coincidieron además en señalar que el monto de operaciones efectivamente pactadas fue moderado, aunque persistió la tónica alcista de precios porque “la demanda excede a la oferta. A menos que aparezcan o se sostengan este tipo de ofertas puntuales e interesadas o vuelva una intervención de pinzas oficial, con el Nación secando la plaza de pesos y el BCRA subiendo tasas, la tendencia alcista luce descontada”, señaló un analista.

Para la consultora Delphos Invesment, la presunción de una mayor presión sobre el tipo de cambio en los próximos meses parte de la idea de que “durante la segunda parte del año comienza la etapa de mayor emisión monetaria y el BCRA no estaría dispuesto a convalidar el incremento de tasas de interés necesario para absorber esa mayor cantidad de pesos”.

No casualmente “la tasa de referencia Baldar Bancos Privados ha puesto un freno a su carrera alcista para pasar a moverse actualmente en un rango entre 17% y 18% anual”, agregan.

Cierre en baja, semana en alza

La encuesta que habitualmente realiza la agencia Reuters marcó un precio de cierre para el dólar en negro de $ 8,82, que supone una baja de 12 centavos respecto del nivel previo, tras un máximo intradiario de $ 9,04 en horas del mediodía.

Esto supone un aumento de 6 centavos en la última semana mientras el precio del dólar oficial para la venta se mantuvo testimonialmente a $ 5,55, es decir, que en igual lapso se incrementó apenas 2 centavos.

La brecha entre una y otra cotización, que se había ampliado al 62%, recortó entonces al 59%, aunque se mantiene en niveles muy elevados pese a que el BCRA había elevado al 27% el ritmo de devaluación anualizada del tipo de cambio oficial en los últimos dos meses, intentando esmerilarla.

Tampoco ayudó a ese objetivo el fracaso que exhibe el Certificado de Depósito para la Inversión (Cedin) que en el Gobierno imaginaban como estrella del blanqueo de divisas en marcha desde hace 40 días para erigirse como sucedáneo del dólar y ayudar a disminuir la presión cambiaria. El nivel de suscripciones es mínimo, ronda los US$ 17 millones, según las últimas informaciones, y no hay registros de un cambio entre tenedores a través de la Bolsa porteña, que ayer ni siquiera mostró ofertas de compra por este papel.

El blanqueo no se ve en los depósitos

Los depósitos privados bancarios en dólares mostraron un nuevo retroceso de 23 millones en la semana que fue del 29 de julio al 2 de agosto, según se pudo establecer al difundir el BCRA el balance monetario semanal. Así, mantienen una tendencia decreciente que se inició apenas el Gobierno impuso el cepo cambiario, en noviembre de 2011, y no se detiene pese que desde hace 40 días está abierto el blanqueo de capitales, sólo accesible a quienes traigan divisas. En julio, el stock de este tipo de colocaciones retrocedió en US$ 85 millones, es decir, a razón de 4 millones por día hábil.