El dólar oficial cotiza sin variaciones a $5.98 y el blue a $9.84

Luego de una leve suba de un centavo en la jornada de ayer, el dólar libre abre con un alza de cuatro centavos y cotiza a $9,84 para la venta. Mientras tanto, el tipo de cambio oficial permanece en $5,93 para la compra y $5,98 para la venta en bancos y casas de cambio del microcentro.

Cerca de los 6 pesos, el avance del tipo de cambio oficial de lo que va de 2013 duplica la suba del mismo periodo del año pasado. Así, el Banco Central convalida una devaluación del peso del 25% interanual, al ritmo de la inflación calculada por las consultoras privadas por el índice Congreso.

Las preocupaciones del organismo dirigido por Mercedes Marcó del Pont hoy pasan por el nivel de reservas. El BCRA tuvo que sacrificar unos u$s140 millones en la jornada de ayer para frenar la depreciación del peso, y las reservas perforaron el piso de los 33 millones de dólares.

El derrumbe de las reservas supera los u$s10.000 millones en lo que va de 2013, que es mayor a la caída de 2011 y 2012 juntos. Este panorama presiona aún más al gobierno nacional a detener la sangría que sufren las reservas. En los pasillos oficiales se habla de “parálisis total” a la espera de que la presidente Cristina Kirchner retome sus actividades el 18 de noviembre, si bien lo hará de forma acotada.

Con todo, el plan de acción divide al equipo económico. El viceministro de Economía, Axel Kicillof, apuesta por un desdoblamiento cambiario y de esta forma, instaurar un “dólar turista” para detener los gastos de los argentinos en el exterior. Sin embargo, desde el Central se apunta al déficit energético como uno de los mayores responsables de la pérdida de reservas, debido a los dólares que se van por las importaciones en el sector.

El economista Miguel Ángel Broda advirtió por una fuerte expansión monetaria en los próximos 60 días, por la creciente necesidad de “financiar el gasto público”. Esto tendrá un impacto en la inflación y en la brecha cambiaria entre el dólar oficial y el paralelo.

Los analistas del mercado esperan la influencia de las ventas del sector agroexportador, que se aceleran sobre todo a fin de año, para que las grandes cerealeras se financien con divisas en el exterior. Durante la primera semana de noviembre, las liquidaciones de la industria aceitera y exportadora de cereales se acercaron a los u$s600 millones, el mayor registro desde fines de agosto.