El dólar convertibilidad en $11

El precio que, casualidad o no, pareció mirar el mercado y respetar el dólar informal durante los dos años de cepo cambiario volvió a crecer en los últimos días por efecto de la fuga de divisas que sufre el Central y ya explora la zona de los $ 11.

La cantidad entre los pesos que circulan en la economía (la base monetaria) y las reservas que debería mantener el organismo para respaldarlos se distancian cada vez más ahora que el organismo debe vender divisas en el mercado cambiario para abastecer la demanda del sector privado y absorber, al mismo tiempo, pesos del sistema.

El tipo de cambio que surge de esta relación se mostró la mayor parte del período del desdoblamiento cambiario en un nivel similar al del valor del “blue”. Sólo en dos ocasiones su valor se despegó de la cotización informal: en mayo de este año, cuando se percibió una sobrerreacción en el mercado paralelo; y en las últimas dos semanas, cuando el Banco Central decidió bajar a la fuerza el precio del “blue” mediante una fuerte intervención en el “contado con liquidación”. El “blue” se ubica, desde hace dos semanas, por debajo de los $ 10 y alejado del dólar convertibilidad.

Si bien hoy la política cambiaria del Banco Central no está condicionada por la Ley de Convertibilidad, el cociente entre reservas y base monetaria fue siempre para muchos un precio de referencia del “blue”; y, por la misma razón, la ampliación de la brecha entre ambos sugirió que el movimiento podría mostrar pocos fundamentos y la presencia de alguna distorsión.

Hoy la caída de reservas es más rápida que la “moderación” que está obligado a convalidar Juan Carlos Fábrega en la emisión de pesos, y deteriora visiblemente la capacidad de respaldo que tiene su organismo ante un evento cambiario o monetario.

Desde su desembarco hasta hoy, el banquero se vio obligado a vender divisas en doce de las catorce ruedas cambiarias, y mantuvo un promedio diario de u$s 120 millones. El saldo vendido  en sus primeras semanas de gestión alcanzó los u$s 1.500 millones, y superó en un 50% lo que se vendía bajo la conducción de Marcó del Pont. Las divisas se esfumaron, curiosamente, en el mismo período de tiempo que demoraron las negociaciones para obtener de las cerealeras  unos u$s 1.700 millones. Es el primer plan que se puso en marcha para fortalecer las reservas y que será anunciado, finalmente, esta semana.

El titular del Banco Central, Juan Carlos Fábrega, llevará un pedido concreto a la reunión que mantendrá con las cámaras que representan a  los bancos que operan en el país: que busquen aumentar los depósitos de sus clientes en dólares. La tarea es más que difícil en tiempos de aceleración del tipo de cambio oficial y las pérdidas de reservas. Pero el BCRA tiene planeado utilizar algunas herramientas. Se estudia impulsar una  suba de las tasas  en dólares. La otra: colocar Letras con rendimientos elevados. En esta segunda gestión de Cristina de Kirchner, la caída en depósitos en dólares llegó al 55%. Fueron unos u$s 8.160 millones que se fugaron. Imposible un rápido retorno.