El cepo cambiario le pone un techo al aumento en el precio de los alquileres

Ante la dificultad para vender la vivienda, muchos propietarios deciden “pasarse” al alquiler. Así, la oferta aumentó. Pero también hay gran demanda

El mercado inmobiliario fue una de las grandes víctimas del cepo al dólar. La compraventa de viviendas prácticamente se paralizó con el cepo al dólar impuesto desde el Gobierno.

La situación es sencillas: los dueños no quieren desprenderse de sus unidades y recibir a cambio pesos, y los compradores tampoco están dispuestos a pagar según la cotización blue.

Así las cosas, los alquileres se volvieron cada vez más importantes para este sector, que ahora se mueve a su ritmo.

“Al estar enrarecido el clima de negocios, los propietarios en vez de colocar a la venta sus casas optan por ofrecerlas en alquiler“, coinciden los empresarios del sector.

Y esta situación hace que, al ampliarse la oferta, los precios encuentren “cierto” techo.

“Si bien los contratos se ajustan según la inflación o de acuerdo a la actualización de los salarios, muchas veces suelen cerrarse, inclusive, algunos puntos por debajo”, comentan empresarios del sector en una nota del diario Clarín.

Según el dueño de una inmobiliaria líder de la Capital Federal, en realidad “los precios se mantienen en un equilibrio porque, por un lado, hay más oferta de propiedades pero, por el otro, al haber déficit habitacional, la demanda también es importante”.

“Los precios no bajaron, pero tampoco suben demasiado porque los propietarios, al no poder vender, tampoco se resignan a que la unidad les represente una pérdida y tratan de alquilarla. Y, por otro lado, hay mucha gente que no puede comprar, porque no califica para un crédito hipotecario y tiene que alquilar”, comentó otra empresaria que comercializa propiedades en Caballito, Palermo y Barrio Norte al mencionado matutino.

Los “más buscados” La oferta y demanda de alquileres está muy concentrada según los barrios y los tipos de unidades. “Son más buscados los departamentos de dos y tres ambientes, ubicados en zonas como Palermo o Belgrano. Generalmente por parejas jóvenes”, explica el analista de Reporte Inmobiliario, José Rozados.

“En la franja de departamentos chicos, con alquileres de entre 1.700 y 2.300 pesos mensuales, la oferta es más escasa y la gente se pelea por llegar antes a las guardias”, coinciden en una de las inmobiliarias consultadas.

Sin embargo, “en unidades más grandes o en las casas, la situación es totalmente distinta”, explican.

En general, los contratos de alquiler se hacen escalonados por dos años y se actualizan en torno a un 10% cada seis meses. Es decir, alrededor del 23% anual.

Según Rozados, esta situación está siendo “aceptada”, en líneas generales, tanto por los inquilinos como por los propietarios ya que “ambas partes son conscientes del impacto que genera la inflación”, señala.

El precio promedio del alquiler de un departamento de 3 ambientes en la Capital Federal, en mayo de este año era de $2.228, según los registros de Reporte Inmobiliario.

En 2011, el valor promedio era de $2.063 y en 2010, se ubicaba en $1.801, concluyó el matutino.