El BCRA compro u$s100 millones

Luego de la “amenaza” de renuncia de Capitanich, Argentina sigue naufragando en aguas bien dificiles de sortear para no ahogarse en sus propias malas ideas y medidas.

El dólar bolsa, que no es lo mismo que “hacerlo bolsa”, y el contado con liquidación siguen encaminados en sus retrocesos desde el miércoles, cuando el Banco Central sancionó una resolución que obliga al sistema financiero a desprenderse de gran cantidad de su patrimonio dolarizado, lo que generó una sobreoferta de bonos, que tiró abajo las cotizaciones bursátiles. Además, la autoridad monetaria se mantuvo activa en el juego y acumuló u$s 100 millones en sus arcas.

Se hundió la divisa MEP 47 centavos a $ 10,36 y el “contado con liqui” 82 centavos a $ 10,80. Es que,obligadas por la autoridad monetaria, las entidades bancarias deben desprenderse de gran cantidad de su patrimonio neto dolarizado. En concreto se trata de unos u$s 3.500 millones que poseen en billetes, títulos y futuros y que deben vender hasta fines de abril. A estas se sumaron las ventas de las cerealeras, que liquidan una primera tanda de divisas de lo que poseen acopiado, tal como le adelantaron al Gobierno el jueves. Todo esto sumó a que haya importantes volúmenes operados, que ejercieron presión a la baja sobre las cotizaciones.

Por otro lado, el dólar oficial bajó cuatro centavos en bancos de la city porteña a $ 7,85 en casas de cambio y bancos, arrastrado por una merma del mayorista. En la semana cayó diecisiete centavos y medio, en un giro inédito para lo que venía siendo la política devaluatoria del Central. Pero las fichas se apuestan a que el órgano rector que dirige Juan Carlos Fábrega utilice esta pequeña merma para castigar a quienes esperan a vender o liquidar y, además, aprovecha para hacerse de divisas un poco más baratas, al menos hasta mayo. Luego, se espera que el tipo de cambio retorne a los $ 8, un precio que el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, denominó como de “convergencia”.

En cambio, la baja del dólar futuro del miércoles y jueves tentó a muchos inversores a hacerse de estas posiciones. Las de corto plazo resultaron las más favorecidas, dado que descuentan que el Gobierno mantendrá el tipo de cambio oficial cercano a los $ 8 en la primera mitad del año. Incluso las cerealeras vieron en este mercado un negocio redondo: venden granos al tipo de cambio mayorista y compran coberturas a casi al mismo valor. Esa fue una de las razones que las convenció a liquidar en febrero u$s 2.000 millones de soja acopiada.

Luego de la mitad de la rueda, la divisa que se negocia para el último día de mayo revirtió una baja inicial y cerró con un ascenso de diez centavos a $ 8,16. “Le resultó atractivo a las exportadoras de granos liquidar los dólares y comprar posiciones a corto plazo, principalmente por la substancial caída previa en la cotización”, comentó Marcelo Comisso, jefe de reaserch del Rofex. En tres días, cuando los bancos comenzaron a deshacerse de posiciones, este futuro había acumulado una caída de noventa centavos.

Las cuevas aflojaron con la cotización inflada y descendió 25 centavos el informal a $ 12,15 vendedor y a $ 11,90 comprador. Es que en las últimas semanas, con la habilitación del dólar ahorro para algunas personas, las casas de cambio paralelas no tienen casi demanda, pero mantienen elevada la cotización como método de resistencia para no ceder ganancias.

La autoridad monetaria aprovechó finalmente la situación y compró u$s 100 millones de billetes para sus reservas. En los dos días previos había aspirado sólo u$s 30 millones, ya que había ponderado la adquisición de divisas por parte de las empresas importadoras. El viernes se ocupó también de seguir saneando su patrimonio al incorporar u$s 258 millones MEP a través del Mercado Abierto Electrónico y así hacerse de mayores billetes, necesarios para el pago de las importaciones y las magnas deudas que en 2014 y 2015 el Estado se ha comprometido a pagar.

Al finalizar el día de ayer, viernes, la jornada los activos del BCRA subieron u$s 19 millones por tercera vez en el año y finalizaron en u$s 27.821 millones. Desde el 20 de enero que la entidad no lograba sumar dólares a sus reservas, cuando ganó un millón y la anterior jornada se produjo el 7 de ese mismo cuando obtuvo un saldo favorable de 85 millones.