Dominados y Pesificados

Dominados y Pesificados, así nos sentimos los Argentinos. Con el dólar se comenzará a liberar luego de que pesifiquemos toda la economía. Esa frase dicha por el diputado Feletti se está siguiendo al pie de la letra. Ahora le tocó el turno a la provincia del Chaco y parece que seguirán otras. Antes de avanzar pesificándonos, la cuestión pasa por entender las deudas provinciales.

El gobierno del Chaco y otras provincias decidieron endeudarse para hacer algunas obras públicas o para cubrir gastos, tenían dos opciones, o lo hacían en pesos o lo hacían en dólares.
La mayoría decidió endeudarse en dólares no por antipatrias sino porque simplemente salía más barato. Si decidían tomar fondos en pesos tenían un plazo más corto de endeudamiento y debían pagar cerca del 20% anual. Si tomaban la deuda en dólares, tenían plazos más largos y la tasa de interés era del 6/7% anual.

La tasa de devaluación en el 2010 fue del 6% y en el 2011 del 8%, endeudarse en dólares costaba entre 12 y 14% anual y como yapa contaban con mayor plazo.
Por lo tanto, tomaban deuda en dólares para ahorrarse pagar una tasa de interés más elevada. La decisión de endeudarse en dólares la tomó la provincia, no quien le prestó la plata. Al pesificar de facto, cambiaron las reglas de juego. Lo que hizo el gobernador Capitanich fue hacer trampa a sus financiadores y toda provincia que de aquí en adelante siga ese camino, hará lo mismo. Si hubiera sido tan valiente al momento de tomar la deuda como lo es ahora, debería haberlo hecho en pesos.

La pregunta que sigue es cuál es el costo de no respetar los contratos. Aquellos que le prestaron plata a las provincias, perdieron parte de sus ahorros. Pero lo más complicado vendrá cuando las provincias deban buscar fondos nuevamente.
Déficit, deuda e independencia provincial

El problema de las provincias es que la recaudación no crece como en años anteriores, lo que les origina problemas fiscales y el gobierno nacional no las está ayudando como se ellas esperaban. Por lo tanto varias provincias se vieron obligadas a buscar fondos mediante la emisión de bonos.

La nueva propuesta financiera que surge hoy, se vincula a los nuevos bonos en pesos denominados dollar linked.
Este instrumento financiero tuvo gran aceptación y las provincias comenzaron a utilizarlo. Dado que el cepo cambiario crece, las oportunidades de inversión no son muchas y los pocos ahorros del sistema financiero estaban buscando algún tipo de inversión de corto plazo que también los cubriera de una posible devaluación.

El resultado exitoso de estas operaciones fue un alivio financiero para las provincias, y descubrieron que tenían la posibilidad contar con una mayor independencia de fondos del gobierno nacional. De hecho la provincia de Buenos Aires pagaría sin problemas su aguinaldo de diciembre, no gracias a su mayor recaudación, sino porque consigue plata prestada.
Esta súbita mayor independencia de las provincias preocupa al gobierno nacional y al forzar a Chaco a no pagar su deuda, espera generar un temor en los mercados para que no financien a las provincias y ellas deban recurrir a la disciplina del gobierno nacional.

Capitanich teme quedarse como un caso aislado y sea su provincia la que no consigue fondos y quiere generalizar el default. Esto va en línea con una presión de la Rosada a los gobernadores y dar una señal de temor al sistema financiero nacional.

Es evidente que las operaciones en dólares de las provincias y de las empresas privadas de acá en adelante se terminaron. Solo habrá la oportunidad de endeudarse en pesos, solo que pagando las tasas de interés mucho más elevadas.
El gobierno nacional, al forzar la pesificación, logró que las provincias se financien más caro y -por lo tanto les pone un coto a su independencia. El daño colateral es que también se los puso a las empresas y sobre todo a YPF, que sigue necesitando de grandes inversiones.

Lo paradójico es que una de las consecuencias del cepo al dólar es la mayor independencia financiera de las provincias. Y este debate está en el centro de la pesificación forzada.

Hoy así estamos, Pesificados y domininados sin libertad…