Deudas en dólares

La Sala C de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil rechazó un pedido de cancelar con pesos, al tipo de cambio oficial, obligaciones contraídas en dólares estadounidenses aduciendo la imposibilidad de acceder al mercado de cambios.

El caso ‘Crescente, Francisca c. Pérez Etchegoyen, Julia s/daños y perjuicios’ es relevante porque sienta jurisprudencia sobre los pasivos en moneda extrajera y sus efectos frente al denominado ‘cepo cambiario’. El Tribunal sostuvo que el argumento de la apelante era inatendible porque no había pruebas de que no pudiera adquirir dólares.

De esta doctrina jurisprudencial se puede extraer las siguientes conclusiones:
1- Que la invocación de la normativa cambiara que impide el acceso libre al mercado de cambios resulta insuficiente para fundar la imposibilidad de pago de una obligación en dólares estadounidense.
2- Que es necesario acreditar que se realizó el procedimiento para acceder al mercado oficial de cambios para adquirir la moneda extranjera y que fue denegado. En caso de probarlo, ¿resulta legítimo que la Justicia autorice al deudor a cancelar sus obligaciones contraídas en pesos?
El fallo abriría la puerta para que, quienes acrediten haber intentado lícitamente acceder al mercado de cambios y que la operación le fue oficialmente rechazada, puedan cancelar sus obligaciones contraídas en moneda extranjera, entregando para su pago pesos al tipo de cambio oficial.

Sin embargo, no se debería imponer una regla de esta naturaleza ya que no es lo mismo un deudor que al momento de dictarse el ‘cepo cambiario’ se encontraba honrando sus obligaciones, que un deudor que estuviera en mora en ese momento. Tampoco sería legítimo acceder a la pesificación del cumplimiento de la obligación cuando se verificase que, no obstante la imposibilidad de acceder al mercado de cambios, el deudor tenga atesorado moneda extranjera o tenga la posibilidad de adquirir dólares lícitamente por otra vía, como son alquileres en dólares que perciba el deudor u operaciones con títulos que cotizan en dólares entre otros.

Se debe tener presente que, a diferencia de lo que ocurrió al momento de la salida de la convertibilidad, cuando el sistema de control de cambios estaba suspendido, las obligaciones contraídas a partir de la salida de la convertibilidad, tenían un riesgo: que el Estado decidiera por medio de resoluciones administrativas restringir el acceso a la moneda extranjera. Pretender hacer caer el riesgo de la operatoriaal acreedor parece desafortunado y violatorio del derecho de propiedad consagrado en el artículo 17 de nuestra Carta Fundacional.