Dólar Ahorro en baja, pedidos y otorgamientos

La baja de la compra del dólar ahorro se debe a varios factores, la lupa de AFIP es una de las razones, la segunda causa es que los plazos fijos a 90 días como máximo es otro refugio menos “llamativo” para el Ente Recaudador.

Razón 1 para la baja del dólar ahorro
En abril hubo récord de compradores de dólar ahorro: 733.920, que en mayo cayó a 659.302. O sea, casi 75.000 contribuyentes menos. Casualmente, la misma cantidad de intimaciones que mandó la AFIP a compradores de dólar ahorro, a quienes les encontró inconsistencias. O sea, una de las hipótesis es que quien recibió la fiscalización se abstuvo de seguir comprando. Pero el amedrentamiento pareciera haber ido más allá: incluso en quienes no recibieron la notificación, pero se enteraron por El Cronista de este control.

En los dos primeros días del mes pasado, 160.000 compradores habían adquirido u$s 120 millones, contra 145.500 que se llevaron u$s 101 millones este mes.

Lo que cayó también fue el monto promedio otorgado: de u$s 749 a u$s 697. Esto se puede llegar a explicar porque las 75.000 intimaciones fueron al segmento de más altos ingresos y, en consecuencia, quienes más capacidad contributiva tienen para comprar dólar ahorro: el máximo permitido es de u$s 2.000 mensuales para quien gana desde $ 100.000.

Si estos contribuyentes, asustados, dejaron de pedir permiso a la AFIP para la compra de moneda extranjera, el monto promedio autorizado podría haber caído. Por eso, no quiere decir que el fisco esté dando menos dólares per cápita, sino que quienes compran tienen ingresos menores que los que compraban antes, ya que la AFIP autoriza a comprar dólar ahorro por el 20% de los ingresos netos declarados a todo aquel que gane desde $ 9.432 de bolsillo (el equivalente a dos salarios mínimo vital y móvil).

 

Razón 2 para la baja del dólar ahorro
El dólar planchado y las tasas reguladas hicieron que los plazos fijos minoristas aumentaran $ 6.382 millones en mayo, según datos que adelantó el Banco Central (BCRA) ayer. En opinión de varios analistas, el retroceso del dólar informal y un nivel de tasas relativamente cercano al de la inflación hacen que los plazos fijos rindan más de 40% en dólares desde octubre pasado, pero que cualquier reacción del blue puede generar un desarme de posiciones porque la mayor parte está colocada a menos de 60 días.

A principios de cada mes el BCRA publica algunas de las variables que mejores resultados arrojaron en el período anterior. Ayer, el informe de la entidad que conduce Alejandro Vanoli celebraba, entre otras variables, que los plazos fijos minoristas crecían a un ritmo del 35,9% interanual.

Los plazos fijos de menos de $ 350.000 pagan una tasa del 22,8% debido a una norma del BCRA que obliga a los bancos tomadores a pagar una tasa mínima a esos ahorristas. La tasa, aunque está por debajo de la inflación (el IPC de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires acumula un avance del 27,1% a abril) no es tan lejana al avance de los precios y, por otro lado, está muy por encima del rendimiento de quedarse en dólares.