El dólar bajó en el cierre de ayer drásticamente

El dólar bajó en el cierre de ayer drásticamente, varias son los factores y razones para que haya bajado desde los 16 de hace una semana.

La baja dejó a la vista un cambio de expectativas en el mercado que ahora no sólo luce convencido sobre la voluntad del Gobierno para mantener el valor de esa variable bajo control, sino que, además, comienza a evaluar el arsenal de herramientas extra con que podría contar en breve el Banco Central (BCRA) para tratar imponer -de juzgarlo necesario- ese objetivo.

Una de las razones son las referencias aluden a la reciente reapertura del mercado internacional del deuda para los emisores locales (algo que permitió comprobar la provincia de Buenos Aires al captar días atrás US$ 1250 millones con un bono por vencer en 2024) y los ingresos de divisas que traerá consigo la nueva cosecha de soja.

El dólar se abarató en 48 centavos, pero sólo en 37 centavos al minorista vendedor porque buena parte de la caída se dinamizó en la parte final de la jornada. “Quebró la frontera de los $ 15 en la última hora de operaciones y se precipitó desde entonces al comenzar a percibirse que no encontraba un soporte”, describió Fernando Izzo, de ABC Mercado de Cambios, al describir la tónica de la rueda de ayer.

Otra de las razones, las Tasas. Se trata de la tercera caída consecutiva en el precio del billete luego de que el BCRA ratificó el martes su decisión de hacer más atractivas las colocaciones en pesos, al validar otra suba del 1% promedio en las tasas de interés y dejarlas al 38% anual para el corto plazo, es decir, el mismo nivel al que las había llevado antes de abrir el cepo a mediados de diciembre.

Se trata de la tercera caída consecutiva en el precio del billete luego de que el BCRA ratificó el martes su decisión de hacer más atractivas las colocaciones en pesos, al validar otra suba del 1% promedio en las tasas de interés y dejarlas al 38% anual para el corto plazo, es decir, el mismo nivel al que las había llevado antes de abrir el cepo a mediados de diciembre.

Otra razón está relacionado con la obsesión que muestra el Banco Central por cumplir con sus metas monetarias. “El peligro que ahora se observa es que se vuelva por esta razón muy prudente a la hora de comprar reservas, para no tener que emitir como contrapartida tantos pesos. Si no estuviera ese freno oficial, y teniendo en cuenta que dijeron que le quieren dar volatilidad, ¿en qué punto estarían decididos a ponerle límites a una baja?”, se preguntaba ayer a un operador, reflejando una duda que comienza a instalarse en el mercado…