Dólar, y los factores influyeron en la disparada

Parece no tener techo el valor del dólar, por lo vivido ayer, en medio de un fuerte repunte de la demanda, pese a que hacía prever que la llegada del primer desembolso del préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI) traería calma al mercado cambiario.

Desde el 22 de junio, cuando los primeros u$s15.000 millones del organismo multilateral de créditos ingresaron a las reservas argentinas, el billete se apreció un 6,8% ($1,9) y este viernes ya cotiza cerca de los $30. Por qué no cede la demanda?

Son 5 puntos principales para nosotros:

1- Crisis cambiaria

Los analistas consideran que el Banco Central perdió el control del tipo de cambio en abril, cuando comenzó a regir el impuesto a la renta financiera de inversores extranjeros, lo que ocasionó una fuga de capitales.

Desde ese mes, el dólar se apreció un 45% desde los $ 20,53 del cierre del 23 de abril, cuando comenzó la crisis.

Buteler indicó en diálogo con ámbito.com que el mercado “sigue con la misma tónica de la crisis cambiaria de fines de abril porque, desde entonces, las autoridades no recuperaron el control sobre el tipo de cambio”.

El economista Amilcar Collante, en coincidencia, puntualizó que los inversores no recuperaron la confianza en el peso tras la crisis de abril, por lo que esta historia todavía no cerró y aún no aparece ninguna señal oficial para que así suceda”.

2- Fracaso de la estrategia del BCRA

En las últimas siete ruedas, el Banco Central subastó, por cuenta y orden del ministerio de Hacienda, unos u$s 800 millones, provenientes del préstamo del FMI, en su intento por contener la suba del dólar, sin que la estrategia tuviera éxito.

Los primeros cinco días, fueron u$s 100 millones diario y luego amplió el monto en un 50%. Además, este viernes decidió subastar otros u$s 300 millones adicionales de sus reservas. Sin embargo, en ese período, el dólar se apreció un 6,8% desde la cotización a $ 27,76 del jueves 21 de junio.

En este sentido, Fernando Izzo, de ABC Mercado de Cambios, indicó que la autoridad monetaria debería cambiar la estrategia de dar tanta previsibilidad con respecto a cómo y a qué hora realizará las subastas, ya que los operadores le tomaron la mano y hacen sus negocios una vez que cierra esa colocación”.

Para el analista financiero Christian Buteler, “hace falta de decisión del Banco Central de mantener el tipo de cambio, con la única herramienta real que puede contener la disparada, que es vendiendo dólares hasta que pierda el comprador, porque la suba de tasa, el acuerdo con el FMI y la promesa de reducir el déficit no fue suficiente”.

3- Crisis cambiaria

Los analistas consideran que el Banco Central perdió el control del tipo de cambio en abril, cuando comenzó a regir el impuesto a la renta financiera de inversores extranjeros, lo que ocasionó una fuga de capitales.

Desde ese mes, el dólar se apreció un 45% desde los $ 20,53 del cierre del 23 de abril, cuando comenzó la crisis.

Buteler indicó en diálogo con ámbito.com que el mercado “sigue con la misma tónica de la crisis cambiaria de fines de abril porque, desde entonces, las autoridades no recuperaron el control sobre el tipo de cambio”.

El economista Amilcar Collante, en coincidencia, puntualizó que los inversores no recuperaron la confianza en el peso tras la crisis de abril, por lo que esta historia todavía no cerró y aún no aparece ninguna señal oficial para que así suceda”.

• Incertidumbre económica

En medio de las dudas en relación al rumbo de la política económica, los inversores buscan refugio en el dólar haciendo que la demanda parezca no tener techo, al menos en el corto plazo.

El primer punto es que el gobierno nacional no muestra indicios claros acerca de cómo realizará el ajuste del déficit fiscal acordado por el FMI tras el acuerdo por el crédito Stand By.

Sumado a eso, también existe temor entre los inversores por una posible recesión económica tras la publicación del INDEC del índice de actividad económica de abril, que sufrió una caída de 1% interanual.

Con todo, el mercado no recuperó su confianza en la política económica del Gobierno, luego de la crisis cambiaria de mayo-junio, pese al respaldo del FMI y el pasaje a la categoría del país al grupo de los emergentes.

4- Mayor aversión al riesgo global

En los últimos días se observó en los mercados del mundo una mayor aversión al riesgo ante un recrudecimiento de las tensiones por una eventual guerra comercial de EE.UU. versus China y Europa. Las monedas de la región sufrieron un aumento de la demanda por cobertura, al igual que la Argentina.

Sin embargo, ahora el país se encuentra a contramano de la apreciación de las monedas emergentes ante el respiro del ‘dollar-index’, ya que los operadores aún esperan un nuevo equilibrio cambiario en medio de versiones sobre medidas que apuntarían a revertir el abultado déficit de cuenta corriente.

5- Obligaciones de fin de mes

El cierre de fin de mes, momento en el cual suele incrementarse la demanda para pago de obligaciones en moneda extranjera, es señalado por algunos operadores como un factor adicional, aunque no el más determinante para justificar la disparada.

“El volumen negociado, que habitualmente es de u$s 1.000 millones para esta época, está muy por debajo de ese nivel, por lo que el cierre de junio podría estar traccionando un poco la demanda, pero no es lo decisivo”, destacaron.

Dólar, y los factores influyeron en la disparada, muchos, entre ellos especuladores y corrida cambiaria desde nuestra opinión.