Con un dólar a $32,30 pesos, a cuanto termina el 2018?

La autoridad monetaria reportó una primera subasta de u$s 100 millones a un precio promedio de $31,2592 y un mínimo adjudicado de 31,2130 unidades, mientras que en la segunda licitación colocó otros u$s 100 millones a $ 31,4365 y un mínimo de 31,40 unidades. Cada licitación fue por hasta u$s 300 millones.

En medio de la tensión cambiaria, el Merval cayó a su menor nivel en 11 meses (acciones bajaron hasta 6,5%)

La moneda estadounidense se apreció en medio de una persistente dolarización de carteras ante la falta de credibilidad sobre la marcha de la economía, en momentos de una alta inflación y una tendencia recesiva del PBI, dijeron operadores. Agregaron que la debilidad de la lira turca y de las monedas en la región también se conjugaban en contra de la plaza local, pese a una ligera caída del dólar por una menor aversión al riesgo global. En la región, el dólar se apreciaba un 1,1% en Brasil, un 1,2% en México y un 1,7% en Colombia.

“El escenario de inestabilidad e incertidumbre local, sumado a nuevas caídas de las monedas regionales frente al dólar y a la habitual demanda que se incrementa por el cierre de mes, mantienen una presión sobre el tipo de cambio cuyos efectos apenas son disimulados por las intervenciones oficiales en el segmento de contado y en los plazos más cortos de los mercados de futuros”, destacó el analista Gustavo Quintana.

En el mercado de dinero entre bancos, el “call money” se mantuvo en el entorno del 42%. En “swaps” cambiarios se pactaron u$s 137 millones para tomar y/o colocar fondos en pesos mediante el uso de compra-venta de dólares para el miércoles y el jueves. Las tasas de Lebac en el circuito secundario elevaron sus rendimientos, operándose la de 22 días al 48%.

En el Rofex, donde se pactaron u$s 1.104 millones, más del 50 % se pactó entre agosto y septiembre con precios finales de $ 31,598 y $ 32,60 respectivamente con tasas de 44,10% y 41,84% TNA.

En el mercado informal, en tanto, el blue avanzó 80 centavos a $ 33, según el relevamiento de este medio en cuevas del microcentro porteño y se ubicó de nuevo por encima del tipo de cambio oficial. El “contado con liqui”, por su parte, subió ayer 23 centavos a $ 31,17.

La cotización del dólar para fines de diciembre en el mercado de futuros del Rofex terminó este martes con un alza del 2,7% (o 95 centavos) a $ 35,50, es decir, si se mantiene esa foto el precio de la divisa debebría subir un 13,2% en cuatro meses (poco más de $ 4), teniendo en cuenta que el precio spot cerró en $ 31,35.

Las reservas del Banco Central cedieron u$s 186 millones hasta los u$s 55.154 millones.

Como llegamos a Diciembre 2018? A cuanto está el dólar en diciembre de este año?

“El Gobierno debería priorizar las reservas del BCRA frente a los altos vencimientos de Letes en dólares y buscar una línea de financiamiento contingente o un adelanto de desembolso del FMI para cerrar el programa financiero de acá a fin de 2019, y a partir de ahí desterrar las dudas que hoy tiene el mercado en torno al programa financiero”, sostiene el director de Eco Go.

Cuando parecía que se había calmado la tormenta en julio, apareció el desplome de la lira turca a principios de este mes, y la devaluación del real en Brasil, lo que volvió a presionar directamente al peso argentino, a pesar de las intervenciones (subastas) del BCRA.

“Con la dinámica de estos días, cuatro meses son una eternidad para pensar en un valor del dólar. La verdad que está realmente impredecible”, afirma por su parte el economista Iván Carrino.

El especialista ve un piso para fin de año, y le cuesta dilucidar un techo. “Hay salida de capitales, incertidumbre e inflación. Y techo puede haber, el tema es cuánta recesión implique ese tipo de cambio techo. O sea, cuanto más suba el dólar, más dura será la recesión con inflación”, explica.

Para evitar esto, Carrino considera que “no hay que salir a vender todos los dólares, a menos que se decida fijar un tipo de cambio o que se dolarice la economía. Lo que hay que hacer es dar confianza, con más medidas de ajuste fiscal y asegurando que se tiene todo el financiamiento que se necesita”, expresa. En ese marco, no le sorprendería un dólar a $ 35 a fin de año.

El Economista jefe de Ecolatina, avizora dos escenarios hacia fin de año, uno positivo, con el dólar mayorista a $ 32, y otro negativo, con la cotización en los niveles de $ 35,40. La realidad es que el precio del dólar podría encontrar un precio para diciembre en el centro de esa franja, resalta. Por un lado, “los datos de la balanza comercial y turismo pueden dar un poco de respiro al déficit de cuenta corriente”, tras la fuerte devaluación de los últimos meses, indica. Pero la clave sigue siendo “la confianza que pueda restablecer el Gobierno al mercado”, advierte.

Otro economista Gustavo Ber “es imposible hacer proyecciones en este contexto, ya que la plaza cambiaria no está equilibrada y hay demasiada incertidumbre entre los agentes económicos respecto a la evolución de los acontecimientos”.

Por ahora, “no hay condiciones internas ni externas que permitan tratar de anticipar hasta dónde puede llegar el dólar, se está en medio de una tormenta y los operadores responden en modo pánico liquidando posiciones, aun a riesgo de que haya ´overshooting´ (sobrerreacción)”, apunta.

Los analistas coinciden que los desequilibrios de la macro (alto déficit fiscal, en importantes vencimientos de deuda), junto con los ruidos políticos locales (cuadernos) juegan en contra, y que un mundo “más complejo” le da más envión a la dolarización (liquidación de activos locales) y al círculo vicioso de desconfianza, ya que es un proceso en marcha entre los emergentes, en especial aquellos más vulnerables, como la Argentina.

Más pesimista, otro analista -que pidió no ser nombrado- vaticinó un dólar por encima de los $ 40, si no se logra encauzar la confianza, y se mantienen los riesgos globales. “Si la cosa termina mal se puede ir a un escenario de mucha sobrerreacción, y los $ 40 que pronostican algunos pueden quedarse cortos entonces”.

Agregó que “el precio irá para arriba, al menos desde ahora, al ritmo de inflación, eso es más de $ 1 por mes, y esto si no siguen depreciaciones de emergentes ni caída de demanda de dinero”. Y concluyó: “Más que el nivel, lo más preocupante es la velocidad, que está siendo vertiginosa y bajo un proceso caótico”.

INMOBILIARIAS

Las escrituras de compraventa de inmuebles en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) descendieron un 17% interanual en julio, su segunda caída consecutiva, mientras que los actos con créditos hipotecarios se hundieron un 46,3% ese mes, informó este lunes el Colegio de Escribanos porteño.

La cantidad de actos fue de 4.403 registros, lo que representa una caída del 4,1% con respecto al mes anterior.

El monto de las operaciones fue de $ 16.191 millones, con un aumento del 31,1% respecto a julio y un descenso del 13% en relación al mes pasado.

El valor de las transacciones fue de $ 3.677.364, un 58,2% más con respecto a un año antes. En dólares, fue un promedio de 130.034 (-2,3%).

Por su parte, las escrituras con créditos hipotecarios, los actos fueron 674, lo que representa un 15,3% del total. En el año, bajaron un 46,3% e intermensual cayeron un 11,5%.