Cierran inmobiliarias por el cepo al dólar

El presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina, Néstor Walenten, confirmó ayer que locales pequeños de compraventa “vienen cerrando” en el sector, por tratarse de “un rubro” enfocado en los inmuebles usados, cuyos propietarios prefieren quedarse “con los ladrillos” antes que recibir pesos y no dólares producto del cepo cambiario.
Argumentó que las restricciones para la adquisición del dólar, que comenzaron a aplicarse el 31 de octubre del año pasado, “generaron una incertidumbre muy grande”, lo que derivó en “el repliegue no solamente de la demanda sino, paralelamente, del de la oferta”, debido a que las limitaciones para obtener la divisa estadounidense se agudizaron “en lo que va del año”.
Además, manifestó su esperanza de no tener “inconvenientes” con el Gobierno tras estas declaraciones, al recordar el caso ocurrido con JT Inmobiliaria, de Jorge Toselli y Asociados, que fue inhabilitada tras irregularidades detectadas por la AFIP luego de que uno de sus accionistas se quejara por la caída de las operaciones del sector a raíz del cepo cambiario.
“Hay algunas inmobiliarias que vienen cerrando, especialmente las de barrio, que se estaban manejando con venta de inmuebles usados que es, en este momento, el rubro más demorado y el más restringido por las reglamentaciones cambiarias que se instrumentaron el 31 de octubre último y que se vinieron agudizando en lo que va del año”, enfatizó Walenten.
El presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina, en diálogo con Radio 10, adujo que “estas medidas no solamente provocaron la restricción del acceso al mercado cambiario” para ahorrar en dólares, argumento presentado por el gobierno al aplicarlas, “sino que, fundamentalmente, generaron una incertidumbre muy grande”.
Esto provocó el repliegue no solamente de la demanda sino, paralelamente, el de la oferta de inmuebles. Mucha gente se retiró de la oferta de venta y la migró al mercado locativo.
“Estamos viendo en este momento un incremento de oferta de inmuebles en alquiler”, sostuvo.
Añadió que, ante lo que definió como “turbulencia”, el “propietario se repliega porque dice: ‘Prefiero quedarme con los ladrillos porque pesos no quiero aceptar y tampoco sé qué cantidad de pesos o dólares vale hoy mi inmueble'”.
Por otra parte, según Walenten, en Capital Federal, “la cantidad de metros cuadrados permitidos de construcción cayó 60 por ciento en el primer semestre de 2012, en comparación con el año último”.