Vencimiento del CEDIN

El 30 de septiembre finalizará el período de exteriorización de capitales (blanqueo) y el Gobierno va a decidir si extiende o no el plazo para las suscripciones a los dos bonos –el Cedin y el Baade– creados para ese fin.

Pese a las escasas adhesiones que consiguió el régimen, algunos funcionarios como el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno; y el viceministro de Economía, Axel Kicillof, impulsan la prórroga por al menos otros tres meses. Según se anunció hasta el momento, de los US$ 4.000 millones que se esperaban originalmente, al viernes pasado el gobierno contabilizaba unos US$ 180 millones entre el Cedin y el Baade, mientras que la proyección para todo el llamado es de menos de US$ 200 millones, con impacto prácticamente nulo en el mercado inmobiliario.

La cifra es mucho menor de la esperada: en total, se estimó que ingresarían a la economía formal alrededor de US$ 4.000 millones, pero se logró por ahora apenas el 3,8%. Algunos funcionarios opinan que el hecho de haber lanzado el blanqueo en medio de una campaña electoral atentó contra la confianza de la medida oficial. Por eso, apuestan fuerte a que luego de la votación del 27 de octubre, y cualquiera sea el resultado, las posibilidades de mejora en el interés del blanqueo aumentarán.

Según los últimos datos del Banco Central, hasta el viernes pasado se habían cambiado 3.650 papeles de Cedin por un total de US$ 145 millones, de los cuales la entidad que maneja Mercedes Marcó del Pont pagó US$ 51 millones. Si se mantuviera la tendencia del jueves y viernes pasado, el régimen superaría los US$ 200 millones de los cuales unos US$ 100 millones podrían pagarse.

La Ley de Exteriorización de Capitales, comenzó a regir el pasado 1º de julio y por espacio de 90 días, con el objetivo de que los ahorristas pudieran, ingresando dinero o inversiones en el exterior, declararlos y regularizar su situación frente al Fisco.

Vencimiento del CEDIN