Los bancos muy estrictos no financian

Los bancos muy estrictos no financian

“Nadie siembra sobre pronósticos”, advierte Ricardo Osella (50), un productor cordobés que tiene un campo en La Lagunilla, a unos 18 kilómetros de Río Cuarto.

En el sur cordobés, la sequía se hace notar. “Los primeros 10 centímetros de tierra están muy secos. Recién después tenemos algo de humedad. Necesitamos unos 150 milímetros de lluvia para cargar los perfiles, que es que la humedad de arriba pueda llegar a coincidir con la humedad subterránea, pero está duro. La lluvia está pronosticada para mañana”, detalla este productor cordobés.

Con este panorama, “la siembra de soja recién puede comenzar a fines de octubre. Y la siembra de maíces sería para diciembre, vamos a tener maíces tardíos”, pronostica este hombre de campo que es cuarta generación de productores.

El viernes a las 21 hacen 9,6 grados en el campo. Está bastante fresco para la época del año, teniendo en cuenta que acaba de ponerse el sol.

Osella señala que “hace cinco meses que no llueve en la zona. El invierno suele ser seco, eso no es problema. Lo que pasó es que también tuvimos un otoño donde no llovió. Y esa seca repercute en la agricultura y la ganadería”.

Y explica: “Hay poco trigo por acá, y los trigales que hay están medio fieros; pero si llueve se salvan. La producción de forraje fue casi nula en invierno, los animales se alimentaron a base de reservas. Estamos esperando que llueva para que crezca el pasto nuevo y la alfalfa. Con la alfalfa como alimento de los animales, tenemos una baja en los costos de producción; a lo que podemos sumar sorgo en diciembre”.

-¿Qué expectativa tiene para la próxima cosecha?

-Venimos de dos campañas malas. Ahora estamos complicados, pero la situación no es grave. La ventana de siembra puede atrasarse unos 20 días. En la última década hubo dos temporadas donde hubo siembras tardías, a fines de octubre y en noviembre. Por eso, todavía el impacto en la producción no es grave.

Para Osella, “hay un cambio en el esquema productivo, será un año distinto, no sabemos si será mejor o peor. Como venimos de dos campañas seguidas malas; los pronósticos de precios seguirán en baja”.

Este productor destaca que los “bancos están más estrictos y el financiamiento está muy acotado. Y hay pocos inversores, los alquileres no son como en las otras campañas. Por eso, en el horizonte aparece un año distinto; ojalá que sea mejor”. Los bancos muy estrictos no financian.