Interpretación Axel Kicillof vs. Realidad

Para el Gobierno y Axel Kicillof, que calificó como “un éxito” y como una muestra de “confianza” en el país, a la operación en la que se pagó de manera anticipada 185 millones de dólares del Boden 2015 que vencen en octubre del año que viene, y el canje de otros 377 millones de esos títulos por el Bonar 2024, sobre un total de 6.700 millones.

“En este marco catastrófico económico mundial, hemos recibido un espaldarazo de confianza para el año que viene, aún cuando los fondos buitres han querido desprestigiar al país”, dijo Kicillof al presentar los resultados de la operación en el Palacio de Hacienda.

“En momentos en que hay retiro de dinero de los países emergentes, acá solo se cambiaron 185 millones de dólares, y se quedaron con nuestros títulos. El test de confianza ha dado positivo porque nadie se ha querido llevar los dólares”, dijo el funcionario.

El pago anticipado de 185 millones de dólares por títulos Boden 2015, a 97 dólares por cada lámina de 100, “representan solo el 2 por ciento del total puesto en juego”, destacó el ministro, en una conferencia en la que estuvo acompañado por el secretario de Política Económica, Emanuel Álvarez Agis, y el secretario de Finanzas, Pablo López.

 

Para la misma noticia, otra interpretación más realista

El Gobierno y Axel Kicillof, fracasó en su tímido intento de regresar a los mercados financieros. El equipo económico no alcanzó los resultados esperados: se consiguieron menos del 10% de los fondos que el Palacio de Hacienda esperaba colocar. Con la ampliación de la emisión del Bonar 2024 se captaron apenas US$ 286 millones frente a los US$ 3.000 millones que Economía esperaba conseguir.

Con un tono titubeante, inusual en él, Kicillof afirmó en una breve exposición acerca de los resultados del canje, que: “Hemos recibido un fuerte espaldarazo de confianza”, fue su interpretación. La mirada perdida y la expresión en los rostros de sus hombres de confianza, el viceministro de Economía y secretario de Política Económica, Emmanuel Alvarez Agis y el secretario de Finanzas, Pablo López, que lo acompañaron durante el anuncio, sin embargo evidenciaban cuanto menos preocupación.

El ministro de Economía hizo una introducción de diez minutos para explicar el desfavorable contexto en el que se concretó la operación. “El indicador de riesgo de los países emergentes tuvo un nuevo record, subió un 15% y cayeron las bolsas de todos los países. Junto con ello, las monedas de muchos países emergentes se devaluaron. Es decir que ha sido una semana realmente negra para todos los mercados”, sostuvo ante un auditorio colmado de jóvenes militantes que a diferencia de otras presentaciones no aplaudieron ni festejaron las frases del ministro.

De un total de US$ 6.500 millones existentes en Boden 2015, sólo US$ 185 millones pidió cobrar anticipadamente en efectivo, mientras que US$ 377 millones los canjeó por el Bonar 2024. La lectura que volcó el titular del Palacio de Hacienda, y que anticipó este diario ayer, es que el resultado reflejó un voto de confianza. “Si hay duda sobre la solvencia y capacidad de pago y el Gobierno ofrece hoy cambiarlos por efectivo y si son ciertas esas dudas, entonces deberíamos haber tenido una masiva oferta para el cobro en efectivo de ese bono”, dijo Kicillof, aunque ese argumento no explica el bajo interés acerca de la emisión que se abrió de Bonar 2024.