En el 2013 el Gobierno gastó $65.000 millones en subsidios energéticos

Los subsidios destinados al sector energético aumentaron 65% el último año y el Gobierno ya destinó $ 64.993,5 millones de enero a octubre para tratar de sostener al sector. Por otro lado, desde hace años que los usuarios sufren cortes de luz y en los últimos días las interrupciones en el servicio se generalizaron en la Capital Federal y muchas localidades de la provincia de Buenos Aires.

Las proyecciones que maneja Empiria Consultores, las transferencias para cubrir el agujero energético ascenderán a $ 93.000 millones este año. La mayor parte de los subsidios en lo que va del año se concentraron en la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) y en la Empresa Energía Argentina (Enarsa) que tienen a su cargo el subsidio de tarifas de energía en el área metropolitana y la compra de gas importado para el abastecimiento del mercado interno. De acuerdo a la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP), más del 80% de las transferencias al sector se lo distribuyen Cammesa y Enarsa, lo cual, sumado al fuerte incremento que registraron en diez meses (superiores al 60%), explica el notable impulso observado por los subsidios energéticos en su conjunto.

El sistema eléctrico se divide básicamente en tres grandes actores: generadoras, transportistas y distribuidoras. La gran dificultad, advierten especialistas del sector, se encuentra en esta última etapa que prácticamente no recibe subsidios. En la factura de luz un 30% corresponde al precio de la energía (generación); otro casi 30% al valor agregado de distribución (distribuidoras); entre un 3% y 4% al transporte y el restante 30% responde a impuestos. El Gobierno subsidia la parte del precio de la energía, es decir al cliente no a las empresas, advierten.
“Los subsidios no están destinados a las empresas ni a la inversión de capital. Las transferencias se otorgan para comprar combustible, que es muy caro y cada vez se necesita importar más”, explicó el vicepresidente del Instituto Argentino de la Energía General Mosconi, Gerardo Rabinovich. “Es gasto corriente dirigido al consumidor con un fin político que desconoce los fundamentos de la economía energética”.

Segun fuentes del sector, si continúa la actual política energética, los subsidios destinados al sector eléctrico tendrán que seguir creciendo en los próximos años. Según estimaciones privadas, en 2013 se destinarán $ 33.300 millones para subsidiar al sector, en 2014 los requerimientos subirán a $ 34.800 millones y llegarán a $ 42.800 millones en 2016.
Sin embargo, para Rabinovich incluso con el aumento de los subsidios, los cortes de luz continuarán porque “la política energética está equivocada”.
“Si el problema fuera puntual sería una cosa pero los cortes de luz se producen sistemáticamente cuando sube la temperatura porque hay una falla estructural de la política energética de este Gobierno que incluye subsidios mal direccionados, falta de inversiones y fracasos en medidas adoptadas que no permitieron estructurar un sistema energético sustentable”, advirtió Rabinovich.