Cambios en el gabinete Argentino de CFK

La llegada de Axel Kicillof al ministerio de Economía sumió, por momentos, a algunos en la duda: ¿profundizar el modelo justo cuando hay que cambiarlo? En cambio, la salida de Marcó del Pont del sillón del BCRA y su reemplazo por Juan Carlos Fábrega, el titular del Banco Nación, lanzaba una inequívoca sentencia: se terminaron los debates en el Gobierno, llega un hombre sensato.
En el universo económico y financiero, y en el plano de las primeras acciones que podrían tomar, algunos incluso se animaron a especular con una inminente medida ‘light’ para el derrame de dólares que sufre la economía. La apuesta es por el desdoblamiento –en detrimento de una profundización del cepo que pedía Marcó del Pont–, una cotización para el dólar comercial y otra para turismo, artículos de lujo, etc. Y de las prohibiciones para atesorar dólares, nada. “Todo seguirá igual”, señalan.

“Los cambios muestran que se cierra el círculo de poder, que los flamantes funcionarios son soldados de Cristina y que las decisiones siempre seguirán pasando por ella, lo que quiere decir que no habrá giros bruscos en la política económica”, señaló Aldo Abram, director de la Fundación Libertad y Progreso. En este sentido, el economista descartó un alto impacto en el mercado: “no veo que vayamos a tener un drástico cambio de escenario, es decir, es probable que se estiren los tiempos con alguna medida para asegurar una transición ordenada pero nada más”, agregó.
En sintonía, Gustavo Quintana, operador de PR Corredores de Cambios, sostuvo que “el mercado y en especial el mercado paralelo no debería sentirse presionado, ya sea porque con Kicillof en Economía crece la posibilidad de un desdoblamiento del dólar, como por el faltante de pesos que existe actualmente debido a que diciembre se acerca y con él la necesidad de pagar aguinaldos”. Otro operador que pidió anonimato sostuvo que “es una muy buena noticia que Fábrega llegue al Central, es respetado y tiene una visión pro mercado si se lo pone al lado de Kicillof”.

Diego Ferro, socio de Greylock Capital Management de Nueva York, sostuvo que “evidentemente Lorenzino, por más que tenía un rol limitado, demostró un comportamiento favorable al mercado y era el funcionario que mejor estaba visto. Es difícil que Argentina reciba dólares si no resuelve el tema de los holdouts, pero con Kicillof, no queda claro cuál es su expertise”. En cuanto al BCRA, Ferro señaló que “el Central a esta altura no existe, así que el cambio es bastante irrelevante mientras que el cambio en Economía preocupa si significa un giro respecto al canje”. Otro operador también arribó a la misma conclusión: “Boudou y Lorenzino creían en una solución de mercado. Con Kicillof, si uno lo ve como un premio, no me queda en claro que hayan salido bien; es más ideólogo, no sabemos qué práctica tiene”. A la hora de ponerle un número al mercado del dólar blue todos se mostraron cautelosos. La idea madre fue que habrá que ver qué medidas se toman, ya que los cambios no dicen demasiado por sí solos.