Bonistas rechazan cobrar bajo la ley argentina

Los tenedores de bonos reestructurados en los canjes del 2005 y 2012 reaccionaron con mucho escepticismo a la oferta que les hizo ayer la presidenta Cristina Kirchner. “¿Por qué vamos a cambiar nuestros bonos que están protegidos por la ley estadounidense por bonos emitidos bajo ley argentina, cuando el país cambia todo el tiempo de reglas de juego?”, dijo a Clarín Shariar Shahida, de Constellation Capital, un fondo de inversión que tiene bonos reestructurados.

Shahida no entiende por qué Cristina hizo este anuncio ahora y no esperó a que la Corte Suprema se expida sobre el caso. “Es una pésima señal, es decirle al mundo que no van a acatar un fallo que que ratifique que le tienen que pagar a los fondos buitres el 100% de lo que le deben. Que ya tienen un plan para soslayar ese tipo de fallo, cuando fueron ellos los que aceptaron emitir los bonos bajo la ley estadounidense. Esto es arrogancia o estupidez, o quizá las dos cosas a la vez”.

También dijo Shahida que Argentina deberá dar incentivos para que los tenedores de bonos reestructurados acepten el canje por bonos emitidos bajo ley argentina. “De lo contrario no creo que nadie acepte esto. Nosotros somos inversores de largo plazo y por lo tanto podemos esperar porque al final, de una manera u otra, Argentina va a tener que enfrentar este problema. Personalmente hubiera preferido que anuncie un canje por bonos emitiso bajo legislación europea con un agente de pago europeo”.

 

 

Qué es un Fondo Buitre para Dummies?

Un fondo buitre es un fondo de capital de riesgo o fondo de inversión libre que invierte en una deuda pública de una entidad que se considera débil o cercana a la quiebra.1 De acuerdo con el periodista Alcadio Oña, el modus operandi de los fondos buitre consiste simplemente en comprar en el mercado deuda de Estados y empresas al borde la quiebra, normalmente al 20% ó al 30% de su valor nominal (su valor facial), y luego pleitear o «apretar» por el pago del 100% de este valor. Los fondos buitres suelen apostar a pacientes con altas chances de rehabilitación, es decir, a Estados o empresas que tienen posibilidad de regularizar sus finanzas y salvar una cesación de pagos.2 En otras palabras, mediante la especulación financiera, los fondos buitre compran títulos de deuda de los países en desgracia a precio basura para luego litigar en los fueros internacionales e intentar cobrar la totalidad del valor de esos bonos.3

Como marco de fondo debe recordarse que el 10 de marzo de 1989, el secretario del Tesoro de los Estados Unidos de América, Nicholas Brady, modificó la política de este país respecto a la deuda internacional. Bajo la nueva política, conocida como “el Plan Brady”, se instó a los prestamistas para que, de manera voluntaria, condonaran parte de la deuda no atendida por los países menos desarrollados, reestructuraran el saldo de la deuda que quedaba pendiente de pago y otorgaran préstamos adicionales a esos países.

Forma de Operar

El nombre es una metáfora que compara a estos inversores con los buitres al sobrevolar pacientemente, esperando para lanzarse sobre los restos de una compañía que se debilite rápidamente; o, en el caso de las deudas soberanas, de un país deudor. Los operadores de mercado prefieren evitar esta denominación con denotación negativa, y en su lugar los llaman distressed debt o «fondo de situaciones especiales» (special situations funds, en inglés). La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, en ocasión de una disputa con un fondo buitre que culminó con el secuestro de la Fragata Libertad en un puerto extranjero, afirmó que «los buitres son las aves que comienzan a volar sobre los muertos; los fondos buitre sobrevuelan sobre países endeudados y en default. Son depredadores sociales globales».4 5

Los fondos buitre no se concentraron únicamente en deudores corporativos, sino también en deudas soberanas estatales. Este es el reciente caso de Argentina, por ejemplo, en el que los fondos buitre adquirieron una porción significante de la deuda pública externa a bajos precios (a veces sólo el 20 % de su valor nominal), e intentaron que les pagaran cuando explotó la crisis económica argentina de 2001. Un solo fondo buitre administrado por Kenneth B. Dart, heredero de la fortuna de la Dart Container, reclamó 700 millones de dólares en un juicio contra el gobierno argentino. Sobre Dart también pesan sospechas de prácticas comerciales e impositivas irregulares, con las que habría logrado arrasar la competencia en el rubro de la fabricación y comercialización de recipientes y vasos de plástico térmicos, con el objeto de girar fondos al extranjero libre de control estatal.3

Elliott Associates tiene un largo historial de compra de deudas con el propósito de entablar juicios contra ellas. Según la legislación de Nueva York (jurisdicción en que se dirime el juicio de los fondos buitres contra Argentina), es ilícito comprar deuda con la intención y el propósito de litigar contra ella (N.Y. JUD. LAW § 489: NY Code – Section 489: Purchase of claims by corporations or collection agencies). Sin embargo, hasta ahora, de un modo u otro, estas organizaciones han logrado evadir la condena prevista en la norma.

Jay Newman (experto en la compra de deuda soberana del tercer mundo, que venía que de Lehman Brothers y Morgan Stanley) y Michael Strauss asesoraron a Water Street en lo concerniente a las compras de instrumentos de deuda de Polonia, Ecuador, Costa de Marfil, Panamá y Congo garantizadas por los respectivos Estados. Posteriormente, Water Street entabló demandas contra cada uno de esos Estados con el objeto de obtener el pago íntegro de la deuda que había comprado. Strauss actuó como apoderado judicial de Water Street en cada uno de estos litigios. En mayo de 1995, los inversionistas de Water Street decidieron liquidar el fondo y Jay Newman “colaboró activamente en la liquidación de Water Street”. Michael Strauss se había familiarizado con los elementos de la práctica de champerty (mediación interesada de parte indebida en litigio). Los clientes de Strauss fueron culpados de champerty en los casos Banque de Gestion Privee-SIB contra la República de Paraguay, Suplemento de Fallos Federales, Vol. 787, pág. 53 (Distrito Sur de Nueva York); Water St. Bank and Trust Ltd. contra la República del Congo, acción civil 94-1894 (juez SS) (Distrito Sur de Nueva York); y Water St. Bank and Trust Ltd. contra la República de Polonia, acción civil 95-0042 (juez LAP) (Distrito Sur de Nueva York). Adicionalmente, Strauss conocía el caso de CIBC Bank and Trust Company (Cayman) Ltd., contra Banco Central do Brasil, Suplemento de Fallos Federales, Volumen 886, pág. 1105 (Distrito Sur de Nueva York) en que el demandado adujo la existencia de la práctica de champerty.

Caso Argentina

Los títulos de deuda argentinos fueron emitidos en 1994, conforme al Fiscal Agency Agreement, acuerdo que prohíbe al emisor de deuda otorgar a futuros acreedores garantías o condiciones más favorables que al resto de los adquirentes de dicho empréstito, lo que se conoce como cláusula pari passu. Los bonos cayeron en default con la crisis del 2001 por lo que el país ofreció un canje de la deuda argentina a los tenedores de estos títulos en 2005. Lo mismo se repitió en 2010. En ambos canjes se reducían los montos y se diferían los pagos, lo que fue aceptado por el 93% de los tenedores de bonos. Muchos que no aceptaron los canjes, unidos a los fondos buitre, demandaron en una Corte de Nueva York el pago de toda la deuda y que se haga cumplir la cláusula pari passu, es decir, que todos los bonistas cobren el 100% de la deuda.

Sobre la Argentina los fondos buitre han impuesto 28 embargos desde 2001,5 aunque el Estado ha logrado recuperar todos los bienes por la vía legal, derrotando a los fondos buitre en todas las ocasiones.

El 2 de octubre de 2012, por un pedido a la justicia ghanesa del fondo NML Capital Limited por el incumplimiento de pago de deuda de parte del gobierno argentino, se realiza la Retención de la Fragata Libertad en Ghana en el Puerto de Tema por un pedido de embargo por 370 millones de dólares. El 14 de noviembre, el Gobierno argentino, presentó una demanda judicial en el Tribunal Internacional del Derecho del Mar, con sede en Hamburgo, contra el gobierno de Ghana. El 28 de noviembre la Organización Marítima Internacional (OMI) certificó que la Fragata Libertad es un buque militar y por lo tanto es innembargable. El 15 de diciembre, bajo comunicado oficial Nº188 107, el ITLOS (Tribunal Internacional del Derecho del Mar) dio la razón a la Argentina y dispuso liberar la fragata, que llevaba más de un mes retenida en el puerto del país africano. El 26 de junio de 2013, la Corte Suprema de Ghana puso punto final al juicio por la retención de la nave argentina, obligando al fondo NML Elliot a pagar unos 8 millones de dólares a la administración del puerto de Tema, en concepto de gastos por haber mantenida secuestrada a la Fragata Libertad durante 77 días. 

El 7 de diciembre de 2011 Griesa falló a favor de los fondos NML Capital, Aurelius Capital, y algunos actores individuales) y declaró que Argentina había violado la cláusula de pari passu y le ordenó pagar la parte que correspondía a los tenedores de bonos en default, al mismo tiempo, o anticipadamente, que pagara intereses de la deuda que emitió como parte de los canjes de 2005 y de 2010, extendiendo la orden a “todas las partes involucradas, directa o indirectamente, en el asesoramiento, preparación, procesamiento o facilitación de pagos” de los nuevos bonos. Argentina apeló esta decisión ante la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito, que entiende sobre los fallos de las Cortes de Distrito de los estados de Nueva York, Connecticut y Vermont. Esta Corte confirmó, el 26 de octubre de 2012, las órdenes emitidas por el juez Griesa y declararon que Argentina había violado la cláusula pari passu.

En junio de 2013, en un escrito denominado “Amicus Curiae” (ante la Cámara de Apelaciones de Nueva York), el gobierno de EEUU dijo que la interpretación de Griesa de una cláusula del contrato “podría permitir a un solo acreedor frustrar la aplicación de un plan de reestructuración con apoyo internacional, y con ello socavar las décadas de esfuerzos que Estados Unidos ha gastado, para promover un sistema de cooperación y resolución de las crisis de deuda soberana”. 

La negativa de la Argentina al dictamen de la Cámara de Apelaciones de Nueva York y los tiempos legales de Estados Unidos obligaron al país a enviar una apelación el 24 de junio de 2013, antes de conocerse el fallo definitivo que deberá determinar si avala o no la propuesta completa del juez Thomas Griesa.

En Francia, el fondo NML Elliot buscaba que los impuestos que pagaban empresas francesas radicadas en la Argentina fueran pasibles de embargos. El 4 de abril de 2013 la Corte Suprema de Francia (Cour de Cassation) dictaminó que la Argentina tiene derecho a reestructurar su deuda externa y avaló los llamados para canjear títulos en default de 2005 y 2010, con lo que al ser la última instancia, cerró el juicio contra el país por parte de la inversora de Paul Singer. 

 

El paso a paso del litigio entre el fondo buitre NML Capital y el Estado argentino, desde la presentación de 2011 al fallo de la Corte de Apelaciones del 23 de agosto.

  • “La reapertura del canje demuestra la voluntad de pago del país”, opinó Weiss

    El presidente de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC), Gustavo Weiss, manifestó su adhesión al proyecto anunciado ayer por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner de reapertura del canje de deuda, y consideró que esta medida demuestra la voluntad de pago del país.

    • Capitanich, sobre el proyecto de canje: “Defiende los intereses del país y el ejercicio pleno de la soberanía”

      El gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, aseguró hoy que el proyecto de ley para reabrir el canje de deuda, anunciado anoche por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, “defiende los intereses del país y el ejercicio pleno de la soberanía”, al establecer que se pague en la Argentina por intermedio de la Comisión Nacional de Valores.

      • La reapetura del canje es un paso “sensato y positivo”, expresó Cornide

        El presidente de la CAME calificó hoy como “un paso sensato y positivo” el anuncio formulado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner respecto del proyecto de ley que enviará al Congreso, para abrir el canje de deuda por tercera vez.

        Prat Gay: “Que los bonos se paguen en EE.UU. fue idea de Kirchner”

        El ex presidente del Banco Central criticó así que la Presidenta pida “ayuda a Dios” cuando el kirchnerismo eligió la jurisdicción New York para los bonos en 2005. Y dijo que “no hay que seguir ofreciendo el cupón del PBI, que fue la gran estafa”.

         

        Estas son las 5 principales claves del anuncio de ayer de la presidenta Cristina Kirchner por cadena nacional.

        1. Se reabre el canje de la deuda para el 7% de los acreedores que no entraron en los canjes previos de 2005 y 2010. La reapertura del canje ya se había ofrecido como una posibilidad. Que vuelva a ofrecerse ahora puede leerse como un gesto de buena voluntad (o sea, de pago) frente a la Corte Estadounidense. No es esperable que los fondos buitre, que compraron deuda en default como una inversión de alto rendimiento, acepten ahora quitas sustanciales.

        2. Al 93% de los acreedores que sí aceptó esos canjes se les ofrece un cambio en el lugar de pago y en la jurisdicción internacional de la deuda o bonos por los de la Argentina. Esto es para evitar posibles defaults técnicos que podrían producirse si efectivamente prospera la visión del juez Thomas Griesa y se bloquean los pagos del Bank of New York a los acreedores que aceptaron el canje.

        3. Aunque todavía no se definió, se espera que ese cambio de jurisdicción no sea obligatorio porque implicaría un “default” al quedar alteradas en forma unilateral las condiciones originales de los bonos. Los especialistas consideran que será un pase voluntario.

        4. El principal problema que enfrenta esa posibilidad es que por la regulación de protección a sus accionistas, muchos fondos de inversión no pueden comprar o tener en sus activos bonos que no se rijan por la legislación internacional.

        5. La oferta anunciada ayer requiere la aprobación del Congreso Nacional. A dos meses de las elecciones parlamentarias, el tema se mezclará con la campaña. Aunque en la oposición admiten que se aprobaría antes de octubre.