Bonar 2024 emite u$s 3.000 millones

El Gobierno espera conseguir hasta u$s 3.000 millones “cash” a través de la emisión del Bonar 2024.

Esto le permitiría un respiro largo y profundo, sumado a la licitación de 4G y otros ingresos de miles de millones de dólares a las reservas del BCRA, que le permitirían casi levitar 2015 hasta la entrega del mando. No hay que olvidar que el año próximo Argentina tiene que pagar más de u$s 11.500 millones de deudas. Ya que en Enero vence la cláusula RUFO.

A pesar de que en ningún momento surgieron señales contundentes desde el Ministerio de Economía en relación con arreglar la deuda con los fondos buitre y otros bonistas que no entraron en los canjes, en octubre aumentaron los rumores sobre un acuerdo en Enero próximo. Esto surgió después de la reunión anual del FMI, cuando tanto Axel Kicillof como Alejandro Vanoli, mantuvieron distintas reuniones con banqueros y empresarios en las que manifestaron su vocación por llegar a un acuerdo. De todos modos, no hubo desde entonces ningún paso concreto en esta dirección.

El informe presentado por BancTrust, tras el anuncio del Gobierno de CFK, enfatizó justamente estas dudas por lo que se viene: El Gobierno lanzó esta operación en diciembre porque ya está claro que en enero no habría ningún acercamiento con bonistas?”, se preguntó. “El Gobierno ya dijo en varias oportunidades que mantendrá la oferta en las mismas condiciones que las de 2010, aun cuando expire la cláusula RUFO. Por eso, esperamos que la saga continúe hasta octubre del año que viene, por lo que el proceso sería heredado por el próximo Gobierno en 2016”. El exsecretario de Finanzas Guillermo Nielsen opina en la misma dirección: “Cualquier acuerdo con holdouts requiere de varios meses de preparación para realizar la oferta en Nueva York, además de la suspensión de tres leyes que impiden mejorar la propuesta a los bonistas que no entraron. No veo que exista la intención de avanzar en esa dirección”. Otro informe tras el anuncio del Gobierno realizado por Bulltick Capital se concentró en los aspectos positivos, dejando en un segundo plano los posibles efectos negativos de no arreglar la deuda en default: “La decisión de prepagar el Boden 2015 aleja los rumores de una posible pesificación”. Según la entidad que dirige Alberto Bernal, sigue existiendo un espacio amplio para la recuperación de los bonos argentinos y la caída de los rendimientos. En ese sentido, considera que el Discount podría llegar a los u$s 120 (más del 30% de apreciación desde sus niveles actuales), mientras que el rendimiento del Bonar 24 caería desde el 9,5% hasta el 6,5% anual en dólares, siempre y cuando se despeje el horizonte de la deuda en default.

También se leen otras interpretaciones, que puede ser incrementar el nivel de reservas a través de la colocación de un bono internacional.

Pero si la idea de llegar a un acuerdo con los holdouts era recuperar crédito externo, el hecho de conseguirlo sin la necesidad de pagar, fortalecería la postura oficial. Mientras tanto, la diferencia entre las partes es enorme. Mientras que el fondo NML no quiere aceptar un acuerdo por menos del 80% de lo que dispone el fallo de Griesa, el Gobierno no estaría dispuesto a pagar más del 35%, eso es seguro.

Puertas adentro el rumor sobre, las posibilidades de un acercamiento con los fondos buitre habían tomado cuerpo luego de la reunión anual del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Nota aparte, el Banco Central de la República Argentina le presto $30.000 millones al Tesoro el último día hábil de noviembre. Esto generaría un exceso de pesos en la calle, que alimentarían al blue, el cual supuestamente vive una “guerra fría”.