Aníbal Fernández, preferimos restringir la compra de dólares a devaluar

El senador del Frente para  la Victoria Aníbal Fernández admitió hoy que el Gobierno debió  optar por “restringir” la compra de dólares antes que “tener un problema social por una devaluación”.
“Antes que tener un problema social por una devaluación, preferimos restringir la compra de dólares para atesoramiento”, sostuvo el legislador, al reconocer que la divisa estadounidense  se está sosteniendo artificialmente.
Mediante la política de flotación administrada, el Banco Central permite microdevaluaciones y así en el mercado oficial llegó a 4,79 pesos para la punta vendedora, lo que registró una depreciación del 11 por ciento en lo que va del año, contra 7,7  por ciento de todo 2011, pero con una inflación anual superior al  20 por ciento.

En tanto, el dólar paralelo se vende a 6,32 pesos, lo cual  marca una brecha superior al 30 por ciento con relación al  oficial, una diferencia que se mantiene a lo largo de los meses.
La ligera suba en las tasas de interés y una menor expectativa de alza del informal mantuvieron la brecha entre el valor oficial –que casi no se consigue– y el paralelo.
Los especialistas sostienen que tanta disparidad entre una y otra variable le va restando competitividad a la economía e impacta sobre las exportaciones.
La distorsión en el valor de la divisa estadounidense, que estuvo “barata” a juicio de los inversores, puede haber explicado también en parte la fuga de capitales, que rondó los 26.000 millones de dólares en el 2011, lo que derivó en el cepo cambiario de octubre de ese año.

En declaraciones televisivas, Fernández resaltó que se debe  “sostener un tipo de cambio con flotación administrada que garantice que podemos mantener la demanda”.
A su criterio, esa postura “es una decisión política, y quienes no estén de acuerdo el 27 de octubre del año que viene competimos en elecciones” legislativas.
La actividad en el mercado cambiario local está permanentemente monitoreada por el Central, que inyecta dólares o los compra de acuerdo con el juego de la oferta y la demanda de billetes.
En esta jornada, sólo se pactaron las mínimas necesarias para coberturas puntuales por operaciones con clientes y el volumen operado sólo llegó a 91  millones de dólares.
“La presencia del BCRA se evidenció desde el comienzo en el mercado de contado donde intervino con mínimas ventas que totalizaron al cierre de la jornada unos 10 millones de dólares”, indicaron analistas de la casa de cambios Puente.
La semana pasada, el Central compró en cuatro días hábiles (uno fue feriado por el día del Bancario) adquirió 435 millones de dólares) y, de ese modo, en el año compró 9.715 millones.
El mercado arrancó operando a nivel mayorista en 4,781 pesos por dólar para luego escalar moderadamente y terminar cotizando tres milésimas por encima en 4,784 por dólar.
“Tal cual se viene evidenciando desde hace varias semanas, la tendencia continúa siendo sumamente estable y ligeramente alcista ayudada por apariciones diarias de la autoridad monetaria supliendo a los compradores o vendedores según sea necesario”, agregaron.