Declaración de Ganancias vence el 31 de marzo

Declaración Informativa de ganancias vence el 31 de marzo. Este vencimiento de la información que tienen que brindar los empleados y los jubilados se extendió hasta fines de mes, y la liquidación anual que deben confeccionar las empresas, por el cierre del 2016, vencerá el próximo 30 de abril. Ambas partes tienen que hacer el trámite obligatoriamente desde la página Web de la AFIP.

Conceptos deducibles
Además de los descuentos que figuran en el recibo de sueldos (jubilación, obra social y sindicato), para el cálculo de la retención se pueden deducir:

Aportes a prepagas y servicios de ambulancias, correspondientes al empleado y a su grupo familiar que está a cargo y se encuentra habilitado en el régimen.
Seguros de vida, incluso los que se pagan al sacar por ejemplo un préstamo o al adquirir un electrodoméstico. El tope anual es de $ 996,23.
Gastos de movilidad y viáticos de los corredores y viajantes de comercio. Limitado sólo a esas categorías laborales, también la amortización de automóvil y los intereses por préstamos para la compra del rodado.
Donaciones a entidades autorizadas por la AFIP.
Intereses hipotecarios para la compra de inmuebles, destinados a casa habitación, otorgados a partir de enero de 2001. El tope anual es de $20.000
Aportes a Sociedades de Garantía Recíproca, este rubro no tiene limitación de monto.
Sueldos y aportes por servicio doméstico. En este caso el límite es el importe anual del Mínimo no Imponible $42.318
Gastos de sepelio por el fallecimiento del empleado o de alguna carga de familia habilitada. El tope anual es de $996,23.
Aportes jubilatorios a las Cajas Profesionales y a las Cajas de Previsión similares a las creadas por leyes nacionales, provinciales o municipales.
Gastos médicos, laboratorios, odontólogos, kinesiólogos, psicólogos, gastos de internación, del empleado y el grupo familiar a cargo, en la medida que no hayan sido reintegrados por las obras sociales. No se permiten descontar los medicamentos ni las prótesis.
El 34% del impuesto al cheque abonado en el año por los depósitos bancarios. Las cuentas sueldo no sufren este impuesto, pero sí se descuenta en las cuentas corrientes que pueda tener abierta el empleado.
La deducción especial incrementada sin requisitos; y en el caso del mínimo no imponible con la condición de haber residido en el país más de seis meses.

Cargas de familia deducibles
Cónyuge (no concubina/o)
Hijos e hijastros, menores de 24 años o incapacitados para trabajar. Para el 2017 los hijos podrán descontarse hasta que cumplan 18 años. Ambos padres pueden descontar a sus hijos
Nietos, bisnietos, hermanos, nueras y yernos, menores de 24 años o incapacitados para el trabajo; padres, padrastros, abuelos, suegros. Todos estos vínculos familiares fueron eliminados para este año, incluso a pesar de que estén a cargo de los empleados.

Deben haber residido más de 6 meses del año calendario en el país, que no perciban anualmente más de $42.318 netos por cualquier concepto y que se encuentren a cargo del empleado. Otra condición es que la deducción la podrá hacer únicamente el familiar más cercano.

Más deduciones

La ley de ganancias establece que se puede deducir del impuesto todo gasto vinculado con la actividad gravada; en función de ello toda erogación realizada, a pesar de no estar contemplada en el Régimen de Retención previsto en la RG 2437 de la AFIP, podría descontarse incluyendo el gasto presentado la declaración jurada anual, inscribiéndose para ello en la AFIP

Declaración Informativa de Ganancias

Primero hay que ingresar en la página Web de la AFIP, con el CUIL y la clave fiscal, informando previamente la dirección de correo electrónico y un número de teléfono particular, dentro de la opción denominada “Registro Tributario” que funciona en el Sistema Registral. Luego, la información de las deducciones, generales y personales, y los ingresos de otros empleadores tiene que brindarse desde el Sistema “SIRADIG – TRABAJADOR” que permite transferir los datos del Formulario 572- Web.

Para terminar, las sumas del impuesto que resulten a favor de los empleados y las diferencias que surjan a favor del fisco, tendrán que devolverse o retenerse, respectivamente, en el primer sueldo que se abone durante el mes de mayo. Si eso no ocurre, esas diferencias que surgieron a favor o en contra del empleado, tendrán que ser exteriorizadas por ellos mismos en la declaración jurada anual, que este año también vencerá el 30 de junio. Para eso, nacerá la obligación adicional de tener que hacer previamente la inscripción formal en el impuesto ante la AFIP, lo que a los trabajadores y jubilados les traerá otras consecuencias tributarias.