Cristóbal López al borde de la insolvencia

AFIP teme que Cristóbal López extienda la cesación de pagos a todo o casi todo el Grupo Indalo. Le preocupa que se declare insolvente y que jamás devuelva los $ 8000 millones que le debe al Estado nacional. Por eso lo denunció y la Justicia le dio, aunque de manera sólo preliminar, el primer visto bueno. Pero acaso sea ya demasiado tarde, según surge de los balances de las tres empresas clave del Grupo Indalo y documentos internos de ese holding que obtuvo parte de la prensa y analizó con expertos contables.

Esos balances y documentos reflejan la operatoria que López y su socio en el Grupo Indalo, Fabián de Sousa, desarrollaron durante años. A tal punto de que, fruto de algunas maniobras ahora cuestionadas, las tres firmas clave dentro del holding Oil Combustibles, Inversora M&S y Oil M&S, enfrentan diversos niveles de turbulencia, que pueden extenderse a otras empresas del grupo. Entre ellas, la constructora CPC, la planta Álcalis de la Patagonia o sus medios de comunicación.

Esas maniobras ahora bajo la lupa incluyen créditos cruzados entre compañías del grupo -sin interés ni fecha de devolución o con intereses, pero que terminan capitalizados porque no se abonaron durante años-, sustanciales revaluaciones contables de los bienes de uso en al menos dos de ellas, la acumulación de pérdidas por cientos de millones de pesos, año tras año, la decisión de no pagar impuestos ni aportes previsionales para acogerse luego a planes de pago de la AFIP, y más.

La operatoria cuestionada, que para la AFIP podría configurar el vaciamiento total o parcial del Grupo Indalo, se encuentra ya bajo la lupa de la justicia en lo Penal Económico, Contencioso Administrativo Federal y Comercial, y registró sus primeras consecuencias. Oil Combustibles se presentó en concurso de acreedores, apenas tres semanas después de que la prensa revelara que acumuló más de $ 7600 millones de deuda fiscal, al no abonar durante años el impuesto a la transferencia de los combustibles (ITC). Ello se sumó a las deudas fiscales que acumularon otras empresas del Grupo, hasta superar los $ 8000 millones.

Sus auditores, sin embargo, más importante que ese revalúo son las flaquezas de las inversiones que Oil M&S hizo en Brasil. “Han incurrido en pérdidas recurrentes”, alertan en el balance, al punto de poner en duda la subsistencia de Oil Perfuracoes Nordeste Ltda y Oil Perfuracoes Brasil como “empresas en marcha”.

Para el socio de Deloitte, Carlos Lloveras, Oil M&S debe evaluarse dentro de un panorama más amplio: “Es parte de un grupo económico en el que ciertas unidades de negocios financian a otras que se encuentran en una etapa inicial o de expansión de sus negocios”, planteó. “En consecuencia, la realización de los activos y la cancelación de los pasivos entre empresas del grupo está condicionada al cumplimiento de los planes de negocios de cada unidad.”

Lloveras fue más directo en el párrafo siguiente de sus “salvedades”, que fechó el 28 de diciembre pasado: “Estas circunstancias indican la existencia de una incertidumbre que puede generar duda sobre la capacidad de la entidad para continuar como empresa en funcionamiento”.

Las dudas sobre Oil M&S, que acumula saldos a cobrar de otras firmas del Grupo por $ 143 millones, llevó a uno de sus accionistas -cuyo nombre no está en el balance- a comprometerse por escrito “a cubrir los desfases financieros” de la empresa hasta que comience a cotizar en alguna Bolsa. Aún no ocurrió.