Cómo cambia el impuesto automotor a los Alta Gama

Ayer venció el impuesto a los autos de lujo. El decreto que establece bases imponibles para los autos de “alta gama”. El gravamen se implementó en 2014 y el 1 de enero de 2015 modificó los montos: los autos que cuesten “en crudo” más de 195 mil pesos (unos 280 mil de precio final al público) deben pagar un plus de 30 por ciento. Y los que superen los 241.500 (aproximadamente 335 mil al público) un 50 por ciento.

Sorprendió a la industria terminal automotriz, pero principalmente a las concesionarias, que el Boletín Oficial no trajera hoy la publicación del decreto reglamentario de la prórroga por otros seis meses del impuesto adicional a los autos de alta gama.

Pero por la manera de aplicarlo, el impuesto termina marcando un incremento real superior al 40 por ciento en el primer caso y de un 80 en el segundo en el precio final del vehículo.

En las próximas horas deberían publicarse los nuevos mínimos, que darían algo de alivio a los modelos más complicados, entre los cuales ya hay varios nacionales o de producción Mercosur, que sólo acá se consideran de alta gama. Pero nadie espera más de un 10 o 15 por ciento. Y mucho menos que el Gobierno dé marcha atrás con esta medida.

Desde que se estableció el impuesto, las ventas de autos vienen en declive. En 2014 cerraron con casi un 30 por ciento abajo y este año ya vienen marcando una baja en torno al 20 por ciento. Las operaciones de autos importados se retrajeron más del 90 por ciento en algunos casos y muchas gamas de producto ya no se venden.

Las automotrices atribuyen la caída de las ventas al “impuestazo”, que además encareció el precio de los autos. De la vereda de enfrente, el Gobierno argumenta que, aprovechando la situación, las empresas aumentaron excesivamente los precios y eso afectó las ventas.

Ayer venció el decreto que reglamentó ese tributo durante el primer semestre. Y el Ministerio de Economía olvidó publicar una nueva normativa. La situación se retrae a diciembre de 2014. Todas las marcas frenarán hoy la facturación.

Sin embargo, lo que nadie esperaba era que el Gobierno se olvidara de renovarlo. Al caer ese decreto, la situación impositiva del sector retrocede a la normativa vigente hasta el 31 de diciembre de 2014. Es decir, con ese esquema, hoy pagarían impuestos internos hasta los autos más populares del mercado.
Para evitar esta distorsión, las automotrices tomaron anoche una decisión que afectará a todo el mercado: paralizar la facturación de 0KM hasta que el Gobierno publique el nuevo decreto.

Varias marcas esperaban la renovación de la normativa para lanzar sus nuevos modelos de fabricación nacional. Es el caso de la Honda HR-V producida en Campana y del Ford Focus 2016 fabricado en Pacheco.

De acuerdo con datos oficiales, sólo 6,6% -unos 45.000- de los autos patentados estaba impactado por el impuesto. Con la actualización, ese porcentaje se dijo que disminuyó a 2,7 por ciento. Mientras que en el sector privado manejan valores superiores a 9% en el caso de las terminales y del 17% en las estimaciones de la consultora Abeceb.com, antes de los aumentos de precios que tuvieron lugar en el primer semestre que pasó.