Allanaron una conocida cueva

En el día de ayer, funcionarios de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) y del Banco Central (BCRA) intervinieron el martes de forma conjunta en el allanamiento a un local de la red Pago Fácil donde funcionaba una cueva. Tenía un movimiento calculado de u$s 2 millones mensuales y además se hallaron evidencias del funcionamiento de una mesa de dinero.

Es vox populi indicar que seguramente no pagaron el “peaje” o que tan simple que eligen un caso testigo para que la gente tema ir a una cueva, que demás esta decir es ilegal las cuevas, los cueveros y los que compran y venden. Es un acto ilícito visto de todas su formas.

En el interior del local, situado en el barrio porteño de Colegiales, se pudo determinar que además de prestar el servicio de cobro de facturas, el lugar también contaba con un sector de cajas para realizar las operaciones financieras ilegales. Aparentaba operar como una agencia de turismo bajo la denominación “Eurocano”, ubicado en la avenida Elcano al 3100.

El procedimiento fue ordenado por el Juzgado en lo Penal Económico N°1, a cargo de Ezequiel Berón de Astrada, con la intervención del titular de la Fiscalía N°2 de ese fuero, Emilio Guerberoff. Fueron secuestrados 169.852 pesos, 5.586 dólares estadounidenses, 1.525 reales y 415 euros, además de celulares, máquinas de conteo automático de billetes y documentación que está siendo analizada. Las divisas, la moneda nacional y la documentación fueron encontradas ocultas en compartimentos de la oficina del dueño del local.

Entre otros elementos que forman parte de la documentación secuestrada hay un cuaderno con planillas de movimientos diarios, “del cual podría llegar a hacerse una proyección semanal de movimiento de divisas por 500.000 dólares”, informó la Procelac a Fiscales.

Asimismo, fueron halladas otras planillas que hacen sospechar a los funcionarios de que en el lugar funcionaba una mesa de dinero, “dado que tenían registros de inversiones por parte de distintas personas como si fueran a plazo fijo, como así también de intercambio de cheques”, indicó la Procelac.

Resultado de este procedimiento -remarcaron desde la Procuraduría a cargo del fiscal general Carlos Gonella- afianzó la hipótesis sostenida desde el Ministerio Público sobre que las “cuevas financieras” no sólo se dedican a operaciones de cambio clandestinas sino que allí también se perpetran otros delitos económicos como la intermediación financiera no autorizada.

El allanamiento se realizó con la intervención de la Policía Metropolitana. El dinero quedó a cargo del Banco Central, que -tal como prevé la ley vigente- realizará el sumario correspondiente a la infracción al Régimen Penal Cambiario para luego remitirlo al Poder Judicial, donde por impulso del fiscal Guerberoff, se investiga también el delito de lavado proveniente de aquella actividad ilícita