AFIP presenta un scoring fiscal para los contribuyentes

Como en otras partes del mundo, habrá un scoring impositivo de la mano de AFIP para cada contribuyente, el cual dará condiciones más o menos favorables en planes de pago.

Según informó AFIP, el llamado Siper (Sistema de Perfil de Riesgo) arrojará una calificación compuesta por una tabla de cinco letras: A para “muy buena”, B para “buena”, C para “regular o nuevas altas”, D para “mala” y E para “muy mala”. Desde el 20 de enero 2017, los contribuyentes podrán acceder en la página web del organismo, con su clave fiscal, a la calificación fiscal que el organismo les asignó según un sistema que se pondrá en marcha con una resolución a publicar esta semana, y que les permitirá a los ciudadanos acceder a mejores condiciones en los próximos planes de facilidades de pagos y al organismo, fiscalizar a los contribuyentes más riesgosos.

Los principales componentes que se tomarán en cuenta para determinar la calificación serán: la falta de presentación o pago de una declaración jurada, las caducidades de los planes de facilidades de pagos, una relación débito/crédito insuficiente, ajustes de fiscalización significativos, la situación concursal, la existencia de incumplimientos formales, cambios de domicilio frecuentes y presentaciones de IVA sin movimiento, entre otros indicadores. Además, el organismo incorporará datos externos, como el nivel de riesgo crediticio que observa el Banco Central.

AFIP señaló que el uso de la indicador será interno, no se compartirá con otros organismos o el sector privado.

En tanto, la adhesión al sinceramiento fiscal o a la moratoria vigente no se considerará para determinar la calificación fiscal.

AFIP relevó un 12,8% de los contribuyentes (726 mil) está calificado con un “muy bueno”; 37,2% (2,1 millones), con un “bueno”; 21% (1,2 millones), con un “regular o nuevas altas”; 14,1% (800 mil), como “malo”, y 14,8% (840 mil), con un “muy malo”.

El universo es sólo un total de 5,6% de contribuyentes que incluye a 5,2% contribuyentes directos y suma a trabajadores que presentan Bienes Personales.

Tanto las personas físicas como las jurídicas no sólo tendrán disponible su calificación fiscal, sino que también podrán conocer cómo se compone y, en caso de estar en desacuerdo, pedir una revisión o solicitar información adicional.

Cuando se posea una mejor calificación, los contribuyentes podrán acceder, a partir de abril próximo, cuando termine el sinceramiento fiscal, a planes de facilidades de pagos con mejores condiciones de tasas de interés y cuotas, acceder a un trámite más sencillo para pedir que se exima del pago de anticipos de impuestos y sufrir una menor cantidad de fiscalizaciones.

AFIP podrá elegir el universo de contribuyentes a fiscalizar, los más bajos en su escala de riesgo, y destinar su cantidad limitada de recursos para realizar las inspecciones en forma más eficaz.

Este sistema rectificará la calificación todos los meses. En tanto, utilizará la información de los últimos uno o dos años, según el impuesto que considere (para los pagos de IVA, los últimos doce meses; para los pagos de Ganancias, los últimos tres períodos).

AFIP resaltó que el sistema quitará arbitrariedad y sistematizará el tratamiento de los datos fiscales de los contribuyentes.

Quieren demostrar que cuando se termine el sinceramiento fiscal, será más costoso para los contribuyentes regularizar sus deudas, así cuanto menor sea su calificación en el Siper.

Son $38.000.000 de la deuda consolidada de los contribuyentes (76% del total) proviene de sujetos calificados con baja conducta fiscal.

Y en el futuro agregará más componentes y se asignará diferentes ponderaciones para asignar mejor el riesgo.