AFIP obliga a informar movimientos de granos diariamente

En medio de los fantasmas que persiguen al agro vinculados con la vuelta de la Junta Nacional de Granos y las crecientes presiones a los productores para que vendan y a los exportadores para que liquiden, el Gobierno avanzó ayer con un mayor control al sector por parte de la AFIP, al crear un nuevo régimen de registración informática de movimientos y existencias de granos. Mediante la resolución general 3593, publicada ayer en el Boletín Oficial, el Gobierno obliga a los acopiadores y las industrias a informar los movimientos y existencias de cereales, oleaginosas y legumbres secas –sean propias o de terceros– mediante sistema, cuando hasta ahora se realiza de manera manual.

“Si el acopiador nos pide una carta de porte para sacar un camión de la planta se lo damos sin conocer si lo que está vendiendo se corresponde con las existencias declaradas. Ahora tendremos la información al instante porque estará todo online”, dijo una fuente del organismo recaudador. Actualmente, para que la AFIP corrobore esa información debe realizar una inspección, que a partir de la nueva resolución no será necesaria.

El régimen entrará en vigencia a partir del 1º de abril para darle tiempo a las firmas a adecuar sus sistemas a las nuevas exigencias. Ese día los operadores deberán declarar las existencias registradas y desde ese momento la información de los movimientos deberá ser diaria –el plazo para hacerlo es de 24 horas–, lo que impone una nueva carga burocrática para las empresas.

“Cuando se detecten inconsistencias en los datos informados o en caso de incumplimiento de la presente por cualquier otra causa –dice la norma– se podrá disponer la autorización parcial o denegar el expendio de las cartas de porte, en la asignación del Código de Trazabilidad de Granos y de los comprobantes de liquidación primaria de granos”.

Para los productores, este régimen no plantea ningún cambio, ya que ellos sí estaban obligados a declarar sus existencias, y los permisos para vender (cartas de porte) se otorgan en relación con esas tendencias informadas. Sin embargo, los dirigentes de las entidades rurales se expresaron al respecto. “Para nosotros es importante el control y fiscalización en la operatoria de toda la cadena, pero es necesario ampliar la base tributaria evitando la marginalidad y la evasión impositiva”, consideró el presidente de Coninagro, Carlos Garetto.

Por su parte, el titular de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Luis Miguel Etchevehere, advirtió que “si el Gobierno quiere que haya mayor producción de granos, tiene que promoverla, no castigarla”. Sobre el régimen de información de los productores, el dirigente de la Rural afirmó que hace años existe un sistema de registro determinado por la AFIP que estipula que en octubre tienen la obligación de declarar lo que les queda de cosecha vieja y luego declarar la nueva. “Esto genera un stock y en base a eso se emiten las cartas de porte para poder trasladar los granos”, explicó Etchevehere.

El Gobierno seguirá avanzando casilleros hacia un mayor control del sector, aunque para el agro ya se encuentra en la última etapa. El próximo paso, según adelantaron en AFIP, será la sistematización del certificado 1116 A, que es el documento que le entrega el acopiador al productor cuando le entrega los granos.